La Junta de Gobierno Local de la semana pasada declaró desierto el concurso convocado para la adquisición de cinco pantallas de información ambiental que está previsto instalar en la ciudad para proporcionar datos sobre la calidad del aire. La iniciativa forma parte de la implantación de la Zona de Bajas Emisiones y prevé destinar 106.672 euros a la compra de esos equipos.

Una primera licitación de la que las pantallas eran uno de los lotes incluidos no recibió ofertas para suministrarlas, al igual que la de equipos de medición de gases contaminantes. Tras abrirse un nuevo plazo, una empresa planteó facilitar los equipos para gases, pero ninguna concursó por las pantallas.