El dique de abrigo quedará cerrado al paso del público durante los momentos en que exista alerta por temporal en el mar, ya que se considera una zona de riesgo por el oleaje, que en esas situaciones supera con frecuencia la altura del espigón. La Autoridad Portuaria instaló ayer vallas que advertirán de la prohibición de circular por el dique en esos casos, aunque no impedirán físicamente el paso, ya que la distancia entre las situadas a uno y otro lado del vial hace posible la entrada de vehículos con el fin de que puedan acceder los trabajadores de la Torre de Control de Tráfico Marítimo, situada unos metros más adelante.

Para informar de la prohibición del paso se colocó en las vallas una señal de este tipo, así como otra que alerta a los peatones del peligro de que las olas rebasen el espigón.