La decisión de la Xunta de no construir la pasarela peatonal y ciclista que había proyectado sobre la ría de O Burgo fue calificada ayer por la alcaldesa, Inés Rey, como una “tomadura de pelo” y como “humo”, ya que recordó que el Gobierno gallego anunció que ejecutaría esa obra aunque contara con la oposición de los ayuntamientos de A Coruña y Oleiros porque dispone de las competencias para hacerlo.

“Si no fuera porque están ocho millones de inversión en juego yo diría que esto ha sido una tomadura de pelo a los coruñeses”, manifestó Rey, quien dijo que si la Xunta “no sabe” en qué actuaciones de movilidad invertir los ocho millones, será el Gobierno municipal el que se lo diga.

La alcaldesa tachó además de “vergüenza el desprecio de la Xunta a la ciudad” y advirtió de que “empieza a ser una broma de mal gusto la falta de inversión” de la administración autonómica en A Coruña. Rey acusó a la Xunta de levantarse “unilateralmente” de la mesa en la que abordaba con el Concello este proyecto y de no ejecutarlo “porque no les interesa A Coruña”. También consideró una “inocentada” la petición del Gobierno gallego al Concello de que reclame al Ejecutivo central financiación para la pasarela, ya que se trata de “un proyecto que es de la Xunta” .

El portavoz comarcal del BNG, Dani Carballada, recordó el rechazo de su partido a la pasarela porque “no atendía a las necesidades reales de movilidad de la comarca, no respetaba nuestro medio natural y paisajístico y carecía del más mínimo contraste o aval técnico”. El portavoz municipal en A Coruña, Francisco Jorquera, destacó que el BNG propuso como alternativa un paso inferior bajo el puente de A Pasaxe para peatones y ciclistas.