El Gobierno de Inés Rey aprobó hoy la anulación de la rebaja de las tarifas del bus aplicada por el Ejecutivo anterior de Marea Atlántica en 2019, que hicieron pasar el billete de 1,30 a 1,20 euros, en cumplimiento de la sentencia que lo ordena. Pero, para evitar la subida también en el bonobús, las arcas del Concello asumen el pago a la Compañía de Tranvías de los diez céntimos de diferencia, lo que supondrá un coste anual de 2,5 millones, según anunció hoy la alcaldesa, Inés Rey. La actual rebaja del 30% que aplica el Gobierno central se mantendrá y, además, se solicita a la Xunta que costee un 20% más para que continúe la estatal, como reclama el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

También se mantienen los transbordos gratuitos y la gratuidad de los viajes de los menores de trece años que puso en marcha la modificación impulsada por Marea en 2019.

Rey justificó el pago de la diferencia de los 2,5 millones a Tranvías para restablecer la tarifa antigua como una "consecuencia" de la rebaja aplicada por Marea Atlántica. La sentencia que anula la bajada no menciona que haya que compensar a la empresa por los cuatro años que han estado vigentes las aplicadas desde entonces, algo que queda fuera de la resolución tomada por el Gobierno local, ni cómo aplicar la restauración del precio inicial.