Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Un viaje a Austria sin moverse de A Coruña

Miembros de la Orquesta Filarmónica de Viena darán un concierto de Año Nuevo el 3 de enero en el Palacio de la Ópera

Músicos de la Orquesta Filarmónica de Viena. | // JULIA WESELY

Casi 2.500 kilómetros separan a A Coruña de Viena, pero por un día estas dos ciudades van a estar más unidas que nunca gracias a la música. El 3 de enero miembros de la Orquesta Filarmónica de Viena darán un concierto en el Palacio de la Ópera muy similar al de Año Nuevo que reúne a “millones de personas delante del televisor”, explica el CEO de Hispania Conciertos e ideador fundamental de este ciclo, Labinto Elshaní.

Es la primera vez que esta agrupación, que se presenta bajo el nombre de Philharmonic Ensemble, visita la ciudad para presentar “un repertorio muy especial” y escogido con “mucho cuidado”. “El público escuchará las polkas y los valses, la música de Strauss y, por supuesto, no va a faltar El Danubio Azul y la Marcha Radetzky”, desvela Elshaní, que recuerda un dicho austríaco que espera que se extienda hasta tierras gallegas: “Aquí dicen que hasta que no acaba la Marcha Radetzyky, no empieza el año”.

El mítico concierto de Año Nuevo solo se escuchará en España en el Palacio de la Ópera coruñés y en el Auditorio Nacional de Música de Madrid. “Será un concierto fantástico. Los músicos son trece estrellas de la Filarmónica”, apunta el creador del ciclo, orgulloso de que esta “tradición” traspase fronteras de forma física y no solo a través de la pantalla.

“Los músicos saben que millones de personas ven cada 1 de enero el concierto de Año Nuevo”, cuenta Labinto Elshaní para asegurar que los miembros de la Filarmónica también están ilusionados “por tocar” lejos de casa. “Serán dos horas de alegría y disfrute”, anuncia.

Para la agrupación musical este también es un paso adelante tras años complicados por la pandemia. “En Austria lo pasamos muy mal. En España, los músicos pudieron tocar y programar conciertos, pero aquí el cierre fue muy fuerte”, recuerda Elshaní desde Viena. “He vivido momentos en los que los músicos han pensado en hacer otra cosa. No ha sido fácil. Ojalá que no se repita nunca más porque la música tiene que sonar y tener su público delante. Se hicieron conciertos online, pero no es lo mismo, ni para los músicos ni para la gente”, añade.

La Orquesta Filarmónica de Viena no tuvo dudas a la hora de elegir A Coruña para su concierto del 3 de enero. “Empezamos con Madrid con un ciclo de conciertos y teníamos sobre la mesa otras dos opciones. Una era A Coruña. Cuando hablé con la Ópera de ahí, ni lo pensamos dos veces”, se sincera Labinto Elshaní, que reconoce que hay un proyecto de futuro para que A Coruña y Viena sigan vinculados: “La idea es mantener este concierto, vamos a trabajar en esa dirección”.

Compartir el artículo

stats