Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El Concello recupera el precio de 1,30 euros del billete de bus pero conserva el de todos los bonos

Cumple la sentencia que anuló la rebaja aplicada en 2019 | Destinará 2,5 millones el próximo año a mantener las reducciones aplicadas en las tarifas bonificadas | Lo justifica por la necesidad de fomentar el transporte público

Un vehículo de la Compañía de Tranvías, a su paso por la avenida de la Marina. Carlos Pardellas

El billete ordinario del autobús urbano en A Coruña pasará a costar 1,30 euros a partir de mañana, ya que la Junta de Gobierno Local tomó ayer este acuerdo para cumplir la sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia que anuló las rebajas aplicadas en febrero de 2019 por el Ejecutivo municipal de Marea Atlántica. La medida no afectará sin embargo a las tarifas bonificadas —bonobús general, social, universitario, tarifa PMUS, menores de trece años y transbordos— que continuarán en las actuales condiciones por la decisión del Gobierno local de costear los diez céntimos de diferencia, lo que supondrá un gasto anual de 2,5 millones de euros, según anunció ayer la alcaldesa, Inés Rey.

El departamento municipal de Transportes justifica el abono de esta cantidad por el “arraigo en la ciudadanía de las tarifas, que llevan aplicándose desde el 1 de febrero de 2019”, así como por el “fomento del uso del transporte público como palanca base de la movilidad eficiente, sostenible y saludable en el momento coyuntural actual”. También hace referencia a que “en el momento internacional actual es necesario incentivar el papel del transporte público colectivo para afrontar el escenario actual de altos precios de la energía, que afecta muy especialmente a la movilidad cotidiana de los ciudadanos”, para lo que apuesta por fomentar el transporte público en detrimento del vehículo particular.

Destaca además que desde el 1 de septiembre se aplica una reducción del 30% en las tarifas del bonobús debido a la subvención concedida por el Gobierno central, que prevé entregar al Concello 1,15 millones para este fin, por lo que ese departamento considera que esas tarifas “deberían mantenerse y no verse incrementadas para el usuario” por la necesidad de ejecutar la sentencia. También se indica que la ayuda estatal continuará el próximo año y que, desde que se aplica la reducción de precios que permite se ha producido un incremento de viajeros que se traduce en un incremento de las facturas que presenta la Compañía de Tranvías para que se le compense por el uso del bonobús.

Según Transportes, “no hay ningún dato que dé a entender” que al prolongarse estas ayudas el próximo año “no ocurra la misma circunstancia” y añade que el Gobierno local ha reclamado a la Xunta que aporte un 20% de reducción de las tarifas para que se mantenga la subvención del Ejecutivo central, por lo que entiende que “los ingresos pueden incrementarse”. La misma situación se produce con el bonobús universitario, cofinanciado por la Universidade da Coruña, ya que asegura que la aportación de este organismo “está siendo muy superior a la de los ejercicios anteriores”.

Otro dato que anima a Transportes a respaldar el mantenimiento de las tarifas rebajadas para los bonobuses es que la subvención anual del Ministerio de Transportes al transporte colectivo urbano de este ejercicio rebasó en 173.000 euros a las previsiones del presupuesto municipal y que “se espera que el incremento en 2023 sea superior”. El departamento recuerda que en las cuentas de este año, que fueron prorrogadas ayer al no haberse aprobado otras, destinan 7,5 millones a subvencionar el bonobús, pero en las previsiones que elaboró para las que se están preparando, se solicitó el aumento de esa partida en un millón.

El cálculo efectuado sobre los viajes que se realizarán con bonobús el próximo año es de 15 millones, en cada uno de los cuales el Concello debería aportar diez céntimos por encima de lo que hace hasta ahora, lo que sumaría 1,5 millones, pero que la cantidad que finalmente deberá abonarse “será incluso inferior, ya que parte de la medida municipal durante la primera mitad del año será amortiguada por la ayuda estatal”. Esta argumentación hace que Transportes considere que el presupuesto municipal es suficiente para hacer frente a la decisión de mantener las tarifas de los diferentes bonos del bus urbano.

A pesar de la argumentación expuesta por Transportes para proponer la conservación de las actuales tarifas de los bonobuses, al presentarlas ayer minutos antes de celebrarse la Junta de Gobierno Local, la alcaldesa, Inés Rey, consideró esta iniciativa como el “restablecimiento de la legalidad en las tarifas del bus urbano” para cumplir la sentencia del Superior que anuló la rebaja aplicada por el Gobierno de Marea Atlántica, de la que dijo que se adoptó “saltándose los términos de un contrato en vigor”. Añadió que el Concello asumirá los diez céntimos que deberían subirse en los bonobuses “para que no repercuta la mala gestión y las decisiones unilaterales en los bolsillos de los coruñeses”

Rey cuantificó en 2,5 millones el coste para el Concello del mantenimiento de las tarifas del bonobús y dijo que ese es “el precio de la decisión unilateral del Gobierno de Marea Atlántica de bajar el billete de autobús en año electoral”, aunque la sentencia judicial solo obliga a recuperar el precio del billete ordinario a 1,30 euros, por lo que la iniciativa de mantener la rebaja en los bonobuses no tiene que ver con su cumplimiento.

Incertidumbre

La alcaldesa asumió además los argumentos esgrimidos por la Compañía de Tranvías, que justifica su falta de inversiones en los últimos años por la incertidumbre que sufría acerca de las condiciones de su contrato. Según Rey, las mejoras que podría haber hecho la empresa y la renovación de su flota “estuvieron condicionadas por la decisión unilateral de un gobierno incapaz de gestionar una relación normalizada” con la concesionaria, del transporte público.

Al ser preguntada sobre si el Gobierno local entabló una negociación con la Compañía de Tranvías para adoptar esta decisión, contestó que “está reflejada en la parte dispositiva de la sentencia donde pone fallo”, pese a que en la misma no se hace referencia al abono de ninguna cantidad ni a la necesidad de mantener las tarifas rebajadas. Frente a esto, recordó que durante la campaña electoral de 2019 fue la única candidata que se interesó por la repercusión económica que podría tener la reducción del precio del bus.

También reprochó a la Xunta que se niegue a incrementar en un 20% la ayuda a los ayuntamientos para rebajar las tarifas, como exige el Gobierno central para mantener la suya del 30%, por lo que le reclamó que rectifique y la acusó de “dejadez” y de “falta de implicación”.

“Saludamos que el Gobierno escuche nuestros consejos y mantenga la rebaja de tarifas iniciada por el Gobierno de Xulio Ferreiro”, manifestó la portavoz de Marea Atlántica, María García, tras conocer esta decisión, que para ella supone reconocer su “impacto positivo en el uso del transporte público” en A Coruña.

Pero también advirtió de que ante el “beneficio excesivo de la Compañía de Tranvías”, la recuperación de la anterior tarifa del billete ordinario debería ser notificado previamente a la Comisión Europea para comprobar que cumple la normativa europea sobre las ayudas de estado al transporte público.

El interventor municipal, sin embargo, advierte de que este año ya hay 1,3 millones de euros para la subvención al bonobús que están incluidos en el presupuesto y que corresponden a una parte de octubre y todo noviembre. Aunque la ayuda estatal irá destinada a costear ese gasto, el funcionario recuerda que el Concello debe asumirlo inicialmente y que la cantidad que se recibirá, 1,15 millones, “no llegaría para asumir la totalidad del ejercicio 2022”, por lo que expresa su “disconformidad” con la previsión realizada por Transportes, aunque sin presentar un reparo de carácter suspensivo porque no se trata de un “compromiso económico con un importe cierto y determinado”.

Compartir el artículo

stats