Agentes de la Guardia Civil han detenido en las últimas horas a los dos sospechosos de intentar atracar la joyería de El Corte Inglés, en el centro de A Coruña, y de agredir a los vigilantes con extintores, en un suceso realmente de película, dado que se dieron a la fuga en un coche robado, con el que llegaron hasta Lugo, donde asaltaron el Burger King de un área comercial, en la Avenida Infanta Elena.

Finalmente, tras una espectacular persecución policial por la Autovía del Noroeste -A6-, sufrieron un accidente en Baralla y siguieron su desesperada huida a pie.

Según informaron a EFE fuentes policiales, la historia comenzó con el intento de robo en A Coruña por parte de tres individuos. Uno de los ladrones fue detenido por la Guardia Civil, pero dos de ellos lograron huir y robaron un coche para poder escapar.

Con ese vehículo llegaron a Lugo, donde perpetraron un robo en el Burger King del centro comercial As Termas. Los supuestos ladrones fueron localizados por agentes del Cuerpo Nacional de Policía en el entorno de la Avenida Infanta Elena, pero al percatarse de que los estaban siguiendo, escaparon a toda velocidad.

Fueron perseguidos por la A-6, hasta que acabaron sufriendo un accidente a la altura de Baralla.

El coche quedó totalmente destrozado, por lo que continuaron su huida a pie, a pesar de la tormenta de nieve que azotaba esa zona de A Montaña lucense, con temperaturas muy bajas.

En su búsqueda colaboraron agentes de la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Policía Autonómica.

Finalmente, fueron detenidos en las últimas horas en Baralla. Fuentes policiales indicaron que los sospechosos son dos hombres sobre los que ya pesaba una orden detención anterior, ambos de nacionalidad española.

En las próximas horas pasarán a disposición de la Justicia. De las diligencias de investigación se ha hecho cargo el Cuerpo Nacional de Policía.