Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El Concello sancionó a cinco locales del Orzán por ruidos en el último trimestre

La Policía Local ha realizado, en el mismo periodo, 38 actuaciones por la contaminación acústica del barrio | Cada mes, dos denuncias desvelan niveles por encima de lo permitido

Jóvenes en la calle en la zona del Orzán, por la noche. | // LA OPINIÓN

En los últimos tres meses, el Ayuntamiento ha abierto seis expedientes de sanción a negocios de ocio en el barrio del Orzán debidos a ruidos, de acuerdo con una respuesta municipal al PP. Fuentes del Gobierno local han aclarado a este diario que los seis expedientes se corresponden con “cinco locales”, pues dos se iniciaron contra el mismo negocio.

El Gobierno local no ha querido aclarar a este diario cuántos de estos expedientes conllevaron la clausura del establecimiento contra el que se elevaron. A una pregunta del PP en este sentido, el Ayuntamiento indica que se cerraron “todos aquellos que, previa denuncia, incumplían la normativa municipal”.

Los expedientes de sanción, indica el Concello, surgen de las cuatro inspecciones de oficio que se han realizado durante este periodo, así como de la media docena de “mediciones a instancia de parte en la zona del Orzán con resultado positivo”. Es decir, cada mes se han encontrado dos locales en los que se sobrepasaban los niveles de ruido tras una denuncia vecinal.

Y la Policía Local, afirma el Concello, también realiza “múltiples actuaciones” en las zonas de ocio nocturno por cuestiones que “quedan solucionadas con presencia policial”. Entre estas se encuentran cuestiones como la intervención de altavoces situados en la vía pública o los controles de horarios y aforos.

Fuentes mundiales indican que en el último trimestre se han realizado 38 intervenciones por ruidos solo en el Orzán. En el mismo periodo, y para el conjunto de los barrios, la Policía Local ha recibido 41 llamadas por ruidos en horario nocturno en toda la ciudad.

Es en el Orzán, sin embargo, donde se concentran las reclamaciones vecinales. Los residentes han denunciado reiteradamente el problema ante la Valedora do Pobo, que instó al Ayuntamiento a tomar medidas. Recientemente, una comunidad de vecinos del barrio ha demandado al Concello, al que acusa de “negarse a cumplir la ley” en relación al límite de decibelios de los pubs de la zona. Piden que se aplique la normativa de la Xunta en cuanto a nivel de ruido, más restrictiva que la municipal.

También protestan por la reapertura del pub Grietax, que llegó a ser clausurado por el Concello pero volvió a funcionar tras solicitar medidas cautelares mientras se resuelve un recurso que presentó. Afirman que no ha realizado las modificaciones necesarias para cumplir la normativa.

Compartir el artículo

stats