Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Un hospital, lanzamisiles y un gimnasio, los secretos de la fragata ‘Méndez Núñez’, al descubierto

A pesar de la lluvia, decenas de personas se acercaron a Calvo Sotelo para visitar el buque

16

Centro de mando de la fragata. Carlos Pardellas

“¿Y aquí cabe un helicóptero?”. Esa pregunta se repitió mucho ayer en el hangar de la fragata Méndez Núñez. Los más pequeños disfrutaron viendo el día a día del buque de casi 150 metros de eslora y los mayores no se cortaron a la hora de hacer preguntas. Todos descubrieron los secretos de la embarcación: un hospital, los diferentes tipos de lanzamisiles y hasta un gimnasio para matar el tiempo. “Es que estamos mucho tiempo embarcados y así aprovechamos el tiempo libre”, dijo un miembro de la tripulación en una de las visitas.

Lanzamisiles en una de las cubiertas. | // CARLOS PARDELLAS

La lluvia no fue un impedimento para todos aquellos curiosos que quisieron subirse a la fragata, capitaneada por el coruñés David Díaz-Caneja Greciano. Bajo el paraguas, se formaron colas en el muelle de Calvo Sotelo. “Hacemos muchos ejercicios de tiro”, contó Mariano Alejandro durante el recorrido, mientras mostraba los lanzamisiles para destruir aviones y otros misiles. El puente de mando es una de las joyas de la corona. Ahí muchos sacaron los móviles para hacer fotografías. “¿Me puedo sentar?”, preguntó uno de los niños de la visita de las cuatro de la tarde, feliz de posar frente al timón. El miembro de la tripulación detalló, como hicieron durante toda la jornada otros de sus compañeros, los diferentes controles que hay en esta sala: pantallas para controlar el sistema de máquinas, cartas náuticas digitales —“lo mejor que hay hoy en día para ubicarse”— y también las cartas en papel, que siguen siendo imprescindibles. “Además, cada vez que llegamos a puerto necesitamos a un práctico para la aproximación. Nunca llegamos o salimos sin él, es muy importante”, explicó.

Los visitantes pudieron pasar por diferentes escaleras, cubiertas y también por el hospital, pero no tuvieron acceso a “zonas muy chulas” como el centro de inteligencia de combate, aunque sí conocieron el sistema por el que se crea una nube de humo alrededor del barco para evitar ataques. El resto de secretos que, por ahora, no se van a desvelar. Habrá que esperar a la siguiente visita.

Compartir el artículo

stats