Los detenidos por intentar atracar la joyería de El Corte Inglés el pasado martes, están acusados de un delito de robo con intimidación en un Burger King de Lugo, un robo con intimidación de un vehículo en Oleiros y de cometer otros cuatro robos con violencia e intimidación, así como el robo de un vehículo a motor, en varias localidades de la Comunidad de Madrid, donde residían los detenidos. Los individuos constaban con varias requisitorias judiciales en el momento de su detención, según indica la Guardia Civil.

Fueron miembros del Equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Lugo los encargados de la identificación de los sospechosos, después de que un vecino alertase de la presencia de varones desconocidos en un establecimiento de Baralla, donde fueron finalmente detenidos tras huir en coche por la A-6, atracar un Burger King, tener un accidente y continuar su huida a pie. El vecino comunicó sus sospechas de que podrían ser los ocupantes del vehículo siniestrado el día anterior.

Al ser requerida su identificación, uno de los individuos presentó un DNI que no correspondía con su persona y otro manifestó que carecía de cualquier tipo de documentación. Dado que la fisonomía coincidía con la descripción de las personas fugadas, presentaban problemas físicos compatibles con un accidente de tráfico y que la explicación de su presencia en el lugar no resultaba coherente, fueron trasladados al cuartel más próximo para su identificación plena.

La Guardia Civil procedió a su detención como presuntos autores de un robo con intimidación de un vehículo y comunicó a la Policía Nacional la relación con los ilícitos de A Coruña y Lugo. La Policía Nacional les imputa además la presunta autoría de cuatro robos con violencia e intimidación y otro delito de robo de uso de vehículo a motor perpetrados en Madrid. Los agentes agradecen la colaboración ciudadana, que aportó la información necesaria para la detención de estas personas.