Una mujer acusada de acuchillar a su pareja en Monte Alto dice que se pelearon y no quiso herirlo

La Fiscalía pide 8 años de prisión por un supuesto delito de homicidio en grado de tentativa

La acusada de acuchillar a su pareja en Monte Alto durante el juicio este jueves en la Audiencia Provincial.

La acusada de acuchillar a su pareja en Monte Alto durante el juicio este jueves en la Audiencia Provincial. / EFE

Agencias

Una mujer acusada de intentar matar en A Coruña al que fue su marido durante doce años ha alegado este jueves que ambos mantuvieron una pelea y después no quiso herirlo, si bien él acabó con un cuchillo de grandes dimensiones clavado en el abdomen.

La sección segunda de la Audiencia Provincial de A Coruña ha acogido parte del proceso contra una mujer por unos hechos que ocurrieron en el barrio de Monte Alto en 2022 y por los que la Fiscalía pide 8 años de prisión por un supuesto delito de homicidio en grado de tentativa.

El arma, con una hoja de 23 centímetros, acabó clavado en el abdomen de la víctima, que hoy no ha declarado, el 27 de abril de 2022 y necesitó 44 días de ingreso hospitalario.

La acusada ha alegado que los hechos no ocurrieron como relata la Fiscalía y, preguntada sobre si fue la autora de la herida, ha contestado: "En cierta parte, sí, la cosa fue de ambos, no fui yo sola", ha defendido.

En su relato ha explicado que la víctima, que fue su marido durante doce años, "tiene problemas con el alcohol" y, aquel día, mantuvieron una pelea en la que él la tiró al suelo a patadas y quedó "medio inconsciente".

"Me levanto y me lo encuentro en la cocina cortando la lasaña. Le quité el cuchillo y él se paró. Mi intención no era darle, hacemos malabares con el cuchillo y simplemente se dio", ha asegurado.

Ha relatado "un forcejeo" en el que él la hirió en la muñeca y ha defendido que fue durante esa disputa cuando él acabó con el cuchillo clavado.

"Yo soy incapaz de matar a ese hombre, fue mi marido por doce años. Si lo hubiese querido matar yo le clavo el cuchillo, yo no se lo clavé en ningún momento", ha proseguido.

Ha dicho que se trata de un caso de una palabra contra otra, pues no hay más testigos.

"En mi cabeza no me cabe nunca matar a nadie. Yo a ese hombre lo quiero", ha continuado y ha agregado que en ningún caso quiere perder su vida, con sus hijos y sus nietos.

Según su relato, ella tiene seguimiento de violencia de género y aquel día ambos habían bebido, si bien no estaban en estado de embriaguez.