SI NO LO LEO NO LO CREO

El vendedor ambulante se enfoca al crucerista

Antón Peruleiro

Paseando por la calle Real hemos podido documentar que los vendedores callejeros que anuncian pulseras personalizadas a los caminantes ya colocan carteles en inglés, una elección de idioma que puede deberse a que la demanda patria de pulseras ya está saturada, a que los productores aspiran a conquistar el mercado de cruceristas o a ambas. Celebramos esta campaña publicitaria, pero nos preocupa esta profesionalización creciente del mercadeo ambulante. ¿Llegará a ser necesario un MBA para vender castañas? ¿Veremos a un dron repartiendo rosas por la noche o a una inteligencia artificial ofreciendo romero? Preguntas.