El 091 cuenta una decena de ciberestafas con falsos anuncios de alquiler en A Coruña este año y explica cómo evitarlas

La Policía Nacional explica que los criminales copian anuncios en portales inmobiliarios y aconseja “desconfiar” de las ofertas muy baratas | La Asociación de Inquilinos liga el fenómeno a la escasez de vivienda y los altos precios

Un policía nacional investiga a través de internet en una comisaría gallega. |   // FERNANDO CASANOVA

Un policía nacional investiga a través de internet en una comisaría gallega. | // FERNANDO CASANOVA / Enrique Carballo

La Policía Nacional ha registrado una decena de estafas con falsos alquileres en A Coruña en lo que va de año, según alertan fuentes del cuerpo. Las estafas se dan a través de portales inmobiliarios en los que los criminales “duplican” anuncios, empleando fotos copiadas de otros reales, y piden a los estafados “un anticipo o una entrada” antes de que estos puedan ver el piso. Al menos durante este año, según los datos suministrados por el 091, no han tenido ningún caso de estafas similares en alquiler turístico, aunque la Policía Nacional señala que podría haberlos ahora que empieza el periodo vacacional.

Las mismas fuentes señalan que entre las víctimas “no hay un perfil definido”. Se ven más casos en jóvenes ya que los más mayores emplean menos los portales inmobiliarios para acceder al alquiler, pero “todo internauta puede ser una víctima”, advierten. La Policía Nacional no ha facilitado a este diario datos de años pasados, aunque señala que han ido aumentado porque “hace unos años no se hacía uso en Internet para estas cuestiones, y ahora sí”.

La abogada y portavoz de la Asociación de Inquilinos, Verónica Urreaga, explica que entre los miembros de su colectivo no se ha dado ningún caso, pero “sé que los hay”, y considera que este delito se está haciendo “más frecuente” por la situación actual del mercado de alquiler en la ciudad, en el que “no hay vivienda” y los precios son “muy altos”. En esa situación, interpreta Urreaga, los delincuentes ponen un anuncio con un “alquiler barato y la gente cae como moscas”.

La Policía Nacional ha emitido una serie de recomendaciones junto con los expertos de seguridad en línea de Confianza Online para evitar las estafas en los alquileres turísticos, que, según indican fuentes del cuerpo, también se aplican a los que se firman para vivir. Entre ellas figura “desconfiar” tanto de las ofertas “sospechosamente baratas” como de la exigencia de altos depósitos: “Si una oferta o promoción parece demasiado buena para ser verdad podría ser una estafa”. En esto coincide también Urreaga, que indica que “nadie da duros a peseta” y que hay que desconfiar de los anuncios que se presenten como un “chollo” y no pensar que “me voy a alquilar por 300 euros un piso maravilloso”.

La abogada también explica que, pese a la prisa de algunos aspirantes a inquilino por cerrar un trato atractivo, hay que adoptar algunas normas básicas para asegurarse de que el trato no es una estafa. “Antes que dar ninguna señal hay que pedir que te enseñen la vivienda”, señala, e insiste en que la persona con la que se ha contactado a través del anuncio “demuestre que es el propietario”. Otra piedra de toque para evitar estafas es comprobar que el anuncio lo ha puesto “una inmobiliaria conocida, no Pepito Pérez”.

Además, indica la abogada, todos los ciudadanos pueden ir al Registro de la Propiedad y pedir una “nota simple” para ver quién es el dueño del piso ofertado, y si su nombre y DNI coinciden con la persona con la que se va a firmar un contrato de alquiler. La gestión, señala, cuesta apenas unos “tres euros” y permite evitar ser víctima de un fraude. “Con la picaresca ya sabemos lo que pasa: lo que no puedes hacer es dar una señal o un dinero sin saber a quién es”, remacha.

La Policía Nacional también aconseja “no cliquear en enlaces que no esperas” y que llevan a las presuntas ofertas cuando se navega por Internet y limitarse a portales que uno conozca. En el caso específico de los estafadores que se dedican a alquileres vacacionales, el 091 también identifica algunos rasgos que pueden identificar a posibles estafadores. Estos afirman muchas veces que “viven en el extranjero” o envían un contrato de alquiler para el que piden una copia del DNI “incluso en una fase inicial de la reserva”, para robar la identidad de su víctima. Otros rasgos del estafador es que “siempre tiene prisa” para conseguir el dinero o “pide el pago de un depósito por adelantado”. La Policía Nacional también recomienda realizar el “pago por tarjeta y a través de la plataforma”.

[object Object]

Para evitar las estafas a la hora de contratar estancias en pisos turísticos, el vicepresidente de la Asociación de Viviendas Turísticas de Galicia (Aviturga), Rafael Serrano, coincide con la Policía Nacional en “evitar chollos” y solicitudes de dinero “por canales paralelos” a las plataformas, y en recomendar utilizar webs conocidas y dedicadas a este negocio. Pero, además, recomienda “desconfiar de las viviendas turísticas que no pidan que se identifique al huésped”.

Según recuerda, es obligatorio que los dueños comuniquen la identidad de los que se albergan en sus pisos a la Policía Nacional o la Guardia Civil (este año pasar a ser una nueva web del Ministerio del Interior), dependiendo del municipio, por lo que en los negocios que actúan dentro de la legalidad piden el DNI o el pasaporte a la llegada como ocurre en hostales y hoteles. De cara a los propietarios, Serrano señala que su organización ofrece una aplicación móvil para automatizar el envío de los datos, a través de un convenio con la Xunta y Partee.

Además, el vicepresidente de Aviturga defiende que “jamás” se debe “reservar sin número de registro”. En Galicia es un requisito obligatorio que los pisos estén inscritos en Registro de Empresas y Actividades Turísticas de la Xunta de Galicia, y el directorio de todos los locales de la comunidad se puede comprobar en la página aei.turismo.gal/gl/rexistro-de-empresas-e-actividades-turisticas. Serrano recomienda a los usuarios que quieran acceder a un piso en la comunidad revisar si tiene un número de registro en la web de reservas, y, si tienen sospechas, confirmar la dirección y características de la vivienda en la lista.

Por su parte, la plataforma de alquiler turístico Airbnb, que colabora con la Policía Nacional en una campaña para evitar fraudes, aconseja a sus usuarios reservar y pagar siempre a través de su propia web: “Si alguien te pide que salgas de la plataformanotifícalo”. También sugiere verificar el enlace del piso en la web antes de hacer pagos o dar información confidencial, y, a los que crean haber sido víctimas de estafa, ponerse en contacto con su servicio de soporte 24 horas y con su banco, que “podría ayudar” a recuperar el dinero perdido.

Suscríbete para seguir leyendo