Nuevos alumnos en autoescuelas: vecinos de A Coruña con carné que no conducían por miedo

Los centros advierten un incremento de usuarios que piden prácticas tras años sin ponerse al volante, a los que les “cuesta adaptarse” | Los jóvenes tardan más en matricularse

Una profesora enseña a conducir a una alumna. |   // ARCAY/ROLLER AGENCIA

Una profesora enseña a conducir a una alumna. | // ARCAY/ROLLER AGENCIA / R. D. Rodríguez

Los profesores de las autoescuelas de A Coruña se han acostumbrado en los dos últimos años a enseñar a conducir a un nuevo perfil de alumno: ya no son tan mayoría los jóvenes con ganas de sacarse el carné tras cumplir los 18 años, ahora son cada vez más numerosos quienes una vez fueron alumnos y obtuvieron el permiso de conducción hace mucho tiempo pero apenas se han puesto al volante desde entonces, bien porque no lo necesitaron bien porque le han tenido el suficiente respeto, incluso miedo, al coche y evitaron utilizarlo.

La necesidad crece ahora, constata Silvia Vázquez, vicepresidenta de la Asociación Provincial de Autoescuela de A Coruña y directora de Autoescuela Oza. “Lo estamos notando últimamente. Gente que se sacaba el carné por tenerlo pero no ha conducido ahora sí necesita el coche. Hablamos de alumnos de 40 años para arriba. Están pidiendo unas prácticas para refrescar los conocimientos y quitarse el miedo de encima, pero les está costando adaptarse”, explica Vázquez.

¿Por qué cuesta? “Porque ha cambiado la conducción y ahora es más difícil”, reconoce la directora de Autoescuela Oza. “La circulación se ha transformado, hay más tráfico de vehículos en general, más glorietas, que siempre crean confusión, más cambios en el reglamento, se ha reducido la velocidad en calles o tramos urbanos...”, expone. Y la edad, continúa, es a veces una barrera que dificulta la adaptación al presente: “Si tienes más de 40 años y llevas unos veinte sin conducir, desde que lograste el permiso, es normal que dudes de si te sientes capacitado. Hay quienes hacen prácticas con un familiar, pero no es lo mismo eso que ponerse al volante con un profesor en la autoescuela. Y vemos que a quien le costó sacar el carné en su día ahora le cuesta también conducir”.

Vázquez advierte no obstante de que quienes tienen más de 50 años y aún desean recuperar la capacidad de conducción se van a encontrar con más dificultad, ya que “se considera que a partir de esa edad, aunque se puede, uno es mayor para aprender a conducir”. Por eso señala que la demanda de mayores de 50 no es alta, sino de quienes tienen entre 35 y 45.

Y si quienes una vez obtuvieron el carné, no condujeron y ahora vuelven a aprender son nuevos alumnos, los que han dejado de ser habituales son los jóvenes, que parecen haber cambiado de preferencias. “Durante mucho tiempo se notaba que acababas el Bachillerato, cumplías 18 años y lo primero que hacías era aprender a conducir. Ahora los jóvenes tienen otras prioridades de ocio y se suele venir a las autoescuelas más allá de los veinte años, cuando se está estudiando la carrera”, recoge Silvia Vázquez, que advierte otra tendencia actual, la necesidad de realizar un mayor número de prácticas: “Antes lo normal era que te llegase con veinte prácticas antes del examen práctico, ahora hacen falta treinta o más”.

Automáticos y eléctricos

¿Coche híbrido o coche eléctrico? Es una duda que tienen los conductores que deciden cambiar de vehículo y optan por desentenderse de los motores de combustión. Vázquez aprecia por su actividad que ha aumentado, aunque no mucho, la demanda de aspirantes al carné de conducir que apuestan por los coches de este tipo. Lo que no nota es que haya interés por los vehículos automáticos, quizá porque la Dirección General de Tráfico (DGT) establece que un permiso para estos coches no es válido para conducir los que son manuales.

Suscríbete para seguir leyendo