Autocaravanas, alta demanda con la oferta en la fábrica

Estos vehículos vacacionales mantienen su auge tras la pandemia, pero la producción de unidades se atasca por falta de piezas

Una camper pintada con inspiración picassiana estacionada en el aparcamiento de la Torre de Hércules.   | // VÍCTOR ECHAVE

Una camper pintada con inspiración picassiana estacionada en el aparcamiento de la Torre de Hércules. | // VÍCTOR ECHAVE / R. D. Rodríguez

En Rumbo Nordés, ahora “no hay caravanas disponibles para tanta demanda”. En el concesionario de Yakart en Mesoiro, quedan “muy pocas” para alquilar este verano. El auge de las autocaravanas se ha consolidado en España desde que la población descubrió en ellas una manera distinta y abierta de pasar las vacaciones tras haberse confinado cuando en marzo de 2020 irrumpió el COVID-19, asegura el sector, y en A Coruña también se mantiene la atracción. Pero este año hay una particularidad que limita su eclosión: la cadena de producción —en Alemania y Francia es donde más se fabrican— se ha ralentizado por escasez de piezas y componentes que reducen la distribución de nuevos vehículos, lo que rebaja también la oferta en comparación con los dos últimos años.

Autocaravanas, alta demanda con la oferta en la fábrica

Furgoneta camper pintada con inspiración picassiana. / Víctor Echave

“Cada dos años cambiamos las autocaravanas por el uso que se les da, ahora debemos esperar tres. Eso no significa que no sean aptos. Siempre hay, pero faltan las nuevas”, aclaran fuentes de Yakart. En 2021 pidieron unidades para renovar la flota y aún no han llegado, por lo que los alrededor de 40 vehículos expuestos para vender son la mitad de los que había hace dos años. Lo que no llega no sale de la fábrica, donde faltan elementos propios de la vivienda que lleva incorporada el vehículo (neveras, vitrocerámica, ducha, aparatos electrónicos).

David Álvarez, responsable de Rumbo Nordés, trabaja con concesionarios para movilizar la flota de alquiler que proporciona su negocio, y constata que al carecer aquellos de nuevas unidades, los vehículos que él oferta aún no se han renovado. “Y la demanda, que dio un pico en la pandemia, sigue siendo alta. Ahora no tengo oferta, hasta septiembre no queda nada”, explica.

Las furgonetas camper que ofrece para hasta cuatro plazas y de 7 a 15 días de uso tienen un alquiler de unos 120 euros al día. Las autocaravanas capuchinas para seis ocupantes, distinguibles por la especie de buhardilla que sobresale en el techo, llegan a 150 euros diarios, extras solicitados aparte. Son los precios habituales con que trabaja el sector, según el vehículo que ofrecen.

De paso en A Coruña

Los caravanistas, mientras, siguen haciendo parada en A Coruña. Ayer a media tarde había ocho autocaravanas de grandes dimensiones y una camper en el parking de la Casa de los Peces, casi el mismo número que las aparcadas a los pies de la Torre de Hércules.

Cristina Mateo, por ejemplo, llegó ayer por primera vez en su vida a la ciudad y se acercó al faro “para conocerlo”. Junto a otra persona que la acompaña, es la primera vez que conduce un vehículo de este tipo, una camper que la ha traído desde Barcelona a distintos puntos de Galicia. “Estamos encantadas, es comodísima, el espacio tiene lo justo pero suficiente”, contaba ayer mientras refrescaba a su perro, que viaja con ella, antes de partir hacia Ferrol.

Junto al acuario, Andrés Neira al volante de una gran autocaravana que compró el año pasado, explicaba que, para él, “esta es la mejor forma de viajar”: “Llevo unos veinte años viajando así, primero en camper y luego en caravana. Me he recorrido gran parte de Europa, hasta el Cabo Norte en Noruega. Siempre lo recomiendo, aunque no todo el mundo está hecho para viajar de esta manera”. A su lado, el padre y los dos hijos adolescentes de la familia Carvalho, de Portugal, volvían a su vehículo, otra gran autocaravana, después de darse un baño en la playa.

Suscríbete para seguir leyendo