La Xunta calcula que el agua que llega a los ríos coruñeses caerá hasta un 8,5% para el año 2039

El cambio climático reducirá en más de 260 millones de litros al año la cantidad de líquido que entra en el sistema del río Mero y Arteixo, más que todo Cecebre | La renovación de las reservas subterráneas bajará hasta un 8%

Aspecto del embalse de Cecebre, que abastece a A Coruña, este mes.   | // CASTELEIRO/ROLLER AGENCIA

Aspecto del embalse de Cecebre, que abastece a A Coruña, este mes. | // CASTELEIRO/ROLLER AGENCIA / E. Carballo / A. Pérez

A Coruña enfrenta la sequía estival con el embalse de Cecebre al 55%, su peor dato en un mes de agosto desde que Augas de Galicia empezó a dar registros, en 2006. Pero este organismo, dependiente de la Xunta, espera que el cambio climático empeore el abastecimiento en las próximas décadas. De acuerdo con el plan especial para sequías que publicó el año pasado, en la demarcación que engloba la cuenca del río Mero, la zona costera de Arteixo y la ría de O Burgo se espera que los recursos hídricos desciendan hasta un 8,54% para el año 2039.

Augas de Galicia realiza este cálculo en base a las proyecciones del escenario RCP- 8.5, que cuenta conque las emisiones de gases de efecto invernadero van a seguir aumentando como hasta ahora durante lo que queda de siglo: el escenario, por tanto más pesimista. De manera natural, a los ríos y corrientes de agua del sistema entran cerca de 308 hectómetros cúbicos de agua al año, es decir, algo más de 3.000 millones de litros. Para 2039, si el ser humano continúa emitiendo a la atmósfera gases que provoquen el calentamiento global, el cambio del clima habrá reducido esta cifra en unos 260 millones de litros al año, hasta unos 2.800. Por comparación, el volumen total de Cecebre son 20,6 hectómetros cúbicos, unos 206 millones de litros.

La demanda urbana en la comarca, generada sobre todo por la ciudad de A Coruña y por Arteixo, es de unos 420 millones de litros al año, que en su mayoría se abastecen con agua superficial. En el sistema se encuentra el lago de As Encrobas, mayor que el actual embalse de abastecimiento, Cecebre, pero para que el agua llegase a A Coruña habría que sacar líquido a través de sistemas de bombeo porque el enlace proyectado para conectarlos nunca se completó. El Ayuntamiento ha descartado pedir un trasvase por el momento, aunque, ante las sucesivas declaraciones de prealerta por sequía y sequía prolongada de este verano ha anunciado restricciones como el corte del suministro de fuentes ornamentales o la prohibición de lavado de coches fuera de establecimientos especializados. Cecebre era este lunes el segundo pantano más vacío del litoral gallego.

La pérdida de recursos hídricos será común a toda Galicia. Para el conjunto de los 19 sistemas en los que la Xunta divide la demarcación de Galicia-Costa (que engloba la provincia de A Coruña, la Mariña lucense y la mayor parte de Pontevedra), el descenso medio de los recursos hídricos será del 8,6%, y todas las zonas descienden de manera salientable. La que menos es la del río Masma, un 7,6%, mientras que el pico se da en el sistema del Eume y la ría de Ares, con una caída de casi el 11,5%.

En cuanto a las masas de agua subterránea, es decir, la susceptible de extraerse a través de pozos, la Xunta realiza una clasificación diferente de las zonas geográficas para medir las reservas. El sistema al que pertenece a A Coruña está en parte afecto a la masa de agua subterránea número 11, que recorre el litoral desde Arteixo hasta Pontedeume. Según Augas de Galicia, en esta zona la recarga de los recursos, esto es, el agua nueva que lleva hasta los acuíferos, descenderá en un 7,95% hasta 2039 en el escenario RCP 8.5. En cuanto a la masa de agua de la zona 10, la del Mero-Mandeo, la caída sería casi tan elevada, de un 7,85%.

En este caso, la Xunta también calcula una proyección algo más optimista, la RCP 4.5, que parte del supuesto de que las emisiones de gases de efecto invernadero alcanzarán su pico en 2040 y luego bajarán, un escenario que contempla, también, menores emisiones hasta entonces que en el 8.5. Pero incluso en este caso, de acuerdo con los cálculos de la Administración autonómica, la recarga de las aguas subterráneas será un 6,2% inferior a la actual, tanto en la zona 11 como en la 10.

A Laracha prevé cortes de agua si sigue la sequía

El Concello de A Laracha mantuvo este miércoles una reunión con la empresa concesionaria del abastecimiento, Viaqua, para analizar la situación de los tres puntos de captación tras la activación de la prealerta por escasez de agua en el río Anllóns. Dos de los puntos de captación, el de Gabenlle, y el de Paiosaco, han registrado un descenso del nivel de caudal y los manantiales de Corteo, que surten a Caión, no presentan aporte, lo que obliga al Concello a suministrar a esta localidad a través del depósito de Gabenlle. De mantenerse la sequía, el Concello sopesa ya la posibilidad de cortes temporales de suministro. El Ayuntamiento pide a la ciudadanía un consumo responsable para evitar las restricciones.

Suscríbete para seguir leyendo