Abeconsa y Canarga reformarán San Andrés entre la iglesia castrense y la plaza de Pontevedra

La alianza de las dos empresas se impone a otras nueve ofertas

Realizarán la obra por 3,2 millones y en un plazo de doce meses

Imagen virtual de la calle de San Andrés tras la reurbanización proyectada. |   // LA OPINIÓN

Imagen virtual de la calle de San Andrés tras la reurbanización proyectada. | // LA OPINIÓN / José Manuel Gutiérrez

La reurbanización de la calle de San Andrés entre la iglesia castrense y la plaza de Pontevedra, un proyecto presupuestado por el Concello por un máximo de 3,7 millones de euros, será ejecutado finalmente por las constructoras Abeconsa y Canarga, a las que la Mesa de Contratación municipal propuso adjudicar esta actuación, que tiene un plazo de ejecución de doce meses.

Su propuesta es la mejor valorada entre las diez que participaron en el concurso y se impuso al resto tanto en los aspectos económicos como en los técnicos, de forma que realizará las obras por 3,2 millones, lo que supone una rebaja del 11% sobre el presupuesto establecido. El objetivo de esta iniciativa es completar la reforma de San Andrés que se llevó a cabo durante el mandato municipal del Partido Popular desde la iglesia castrense hasta el comienzo de la calle, aunque se extendió también a Estrecha de San Andrés y Cordonería.

Ahora se continuará en la dirección opuesta hasta alcanzar la plaza de Pontevedra mediante un proyecto que el Gobierno local debió incrementar un 32% al efectuar la licitación debido al incremento de los costes que se produjo en los últimos meses. La reforma dejará un solo carril de tráfico por sentido y mantendrá el paso de los autobuses urbanos, aunque suprimirá las aceras para implantar la plataforma única, en la que calzada y zonas peatonales tendrán pavimentos diferentes, además de una mayor anchura las últimas. El Concello pretende que se mantenga el cierre al tráfico de la calle algún día de la semana, como sucedió durante los últimos años y hasta el mes pasado. La actuación suprimirá además todas las plazas de aparcamiento y aumentará de dos a cuatro las zonas de carga y descarga.

El proyecto prevé la creación de pequeñas zonas de estancia para los peatones mediante la instalación de mobiliario urbano que evitará obstaculizar los movimientos entre ambos lados las aceras.

Las paradas del bus urbano conservarán su ubicación actual y deberán ser accesibles al implantarse la plataforma única, para lo que se elevarán los bordillos. El proyecto incluye la creación de una parada de taxis cerca de Pórtico de San Andrés con espacio para cuatro o cinco vehículos y el traslado del aparcabicis existente en ese punto. La instalación de arbolado será una de las actuaciones destacadas, ya que se plantarán moreras, una especie que adornó la calle en el pasado, y se crearán espacios ajardinados en el pavimento.

Suscríbete para seguir leyendo