Críticos con la directiva del Club del Mar aprecian “mala fe” en el proceso electoral

Una única candidatura concurrirá a las elecciones al no ser aceptada la rival

Instalaciones del Club del Mar de San Amaro.

Instalaciones del Club del Mar de San Amaro. / Víctor Echave

REDACCIÓN

“Mala fe y mala praxis”, es el diagnóstico que el grupo de socios críticos con la actual directiva del Club del Mar con respecto al proceso electoral para elegir nuevo órgano de gobernanza, que culminará en los comicios de este domingo. “El jefe de administración del Club del Mar nos dijo textualmente que no sabía cómo tenía que recepcionar la candidatura. Es inverosímil que el jefe de administración no sepa los estatutos. Para nosotros, beneficiaron a una parte”, observa Jorge Seco, que encabezó la candidatura que finalmente no fue aceptada para concurrir.

Sí lo hace David Iglesias, miembro de la junta directiva actual y con una lista en la que la mitad de los diez miembros pertenecen a esta. La comisión electoral rechazó la candidatura por un defecto de presentación; y aunque el afectado recurrió la impugnación, este recurso acaba de ser desestimado. “Reclamamos que la comisión electoral está mal formada, que no cumple el artículo 23. Creemos que el proceso tiene irregularidades”, defiende Seco.

Los estatutos del Club del Mar indican que las candidaturas se presentarán en la secretaría de la sociedad y que deben incluir tanto el listado de los diez aspirantes a la junta directiva como en consentimiento de estos y un programa de trabajo “que debe, asimismo, ser adjuntado a la candidatura en sobre cerrado”.

En el caso de la candidatura de Seco, se presentó todo en un sobre cerrado, incluyendo el listado. Según explicó Alberto Santalla, presidente saliente, en calidad de miembro de la comisión electoral, esto lo invalida: el artículo “no es interpretable” y “el sobre ni se abrió”. En el acta de la comisión se señala que esta se reunió y declaró “por mayoría” que el listado de la candidatura debe ser público, inadmitiendo la de Seco. El cabeza de lista de los críticos con la actual directiva manifiesta que “tendremos que hablar con nuestros abogados y poner todo encima de la mesa”, aunque no llega a definir acciones concretas.

Por su parte, el único candidato que concurrirá, David Iglesias, mantiene que la candidatura rival “presentó mal los papeles”, lo que impedía conocer a los integrantes de la lista al estar en el sobre cerrado. Iglesias defiende que, tal y como hizo constar en el acta, “es un error de forma” y que “no ve problema” en competir con otra candidatura. Algo que, de haberse dado, entiende como “bueno” para el Club del Mar, aunque fue la Comisión Electoral la que tuvo la última palabra. Iglesias adelanta que el domingo responderá a las preguntas de los socios sobre este proceso y que mantendrá un “espíritu dialogante”.