El nuevo presidente del Club del Mar de A Coruña dimite a los dos días por las “tensiones” en su elección

“Hubo gente que no lo asumió”, afirma David Iglesias sobre la exclusión por un defecto de la candidatura alternativa a la suya

Tomará posesión solo para convocar comicios

David Iglesias, en el Club del Mar. |   // IAGO LÓPEZ

David Iglesias, en el Club del Mar. | // IAGO LÓPEZ / José Manuel Gutiérrez

David Iglesias, elegido presidente del Club del Mar en la asamblea celebrada el pasado domingo, anunció este martes su decisión de dimitir tras tomar posesión del cargo el día 2 de enero y convocar unas nuevas elecciones. En una carta enviada a los socios de la entidad a través de Facebook, que confirmó a este diario, Iglesias afirma que “el ruido y las tensiones que rodean a la institución” no concuerdan con la imagen de “familia y comunidad” que él asocia con el Club del Mar.

Acerca de las próximas elecciones, declaró que se convocarán “con las mismas garantías que se celebraron estas” y advirtió de que “las candidaturas que no se presenten correctamente serán desestimadas”, en alusión al conflicto que se originó en los pasados comicios, en los que solo se admitió una lista ante los defectos de forma apreciados en la candidatura alternativa. “Hubo gente que no lo asumió”, según Iglesias, quien atribuye a esta circunstancia el enfrentamiento que vive la sociedad deportiva.

En su carta, destaca que la forma en la que se realizaron las elecciones “refleja la falta de profesionalismo y respeto por los estatutos” que considera “fundamentales” y que “no todos” en el club comparten el compromiso de “seguir los procedimientos correctamente”. Durante la asamblea del pasado domingo hubo una fuerte discusión entre partidarios y detractores de admitir la candidatura alternativa a la suya, que no fue aceptada al ser presentada en un sobre cerrado y sin identificar, lo que la comisión electoral interpretó como contrario a los estatutos.

En la entrevista que publicó ayer este diario, Iglesias había descartado presentar la dimisión que le solicitaba un sector de los socios “Mientras me compense y le compense al club, estaré al servicio del Club del Mar. En el momento en el que no compense a alguna de las partes me echaré a un lado”, declaró. “No me vale la pena”, explicó ayer tras hacer pública su dimisión, ya que aseguró que “desde hace dieciséis días hay socios poniendo palos en las ruedas”.

Tras el carácter tumultuoso que tuvo la asamblea del pasado domingo en la que resultó elegido, Iglesias sospechaba que la que debe celebrarse en febrero “iba a seguir la misma dinámica porque ya hay gente buscando firmas para poner denuncias y mociones de censura y no estoy dispuesto a pasar por eso”.

En la comunicación remitida a los socios, Iglesias rechaza participar “en un entorno donde la pasión por la institución se ve oscurecida por intereses individuales”, pero rehusó aclarar a qué se refiere con esta acusación. “Eso queda en el seno del club, no quiero perjudicarlo. Los que somos del club de toda la vida sabemos lo que hay”, señaló sobre esta cuestión.

Sobre la posibilidad de que esta situación afecte a la continuidad de la entidad, lo descartó. “El club lleva 88 años a la orilla del mar y a a seguir otros 88 como mínimo”, sentenció Iglesias, para quien su situación económica es “estable y los que vengan detrás tendrán que manejarla”. Recordó que la concesión municipal de la piscina cubierta es el principal problema del club y que su candidatura pretendía solucionarlo mediante una negociación con el Concello de la que dijo que ahora tendrá que afrontar la próxima directiva.

Suscríbete para seguir leyendo