SI NO LO LEO NO LO CREO

Un Papá Noel rezagado sigue en Os Castros

Antón Peruleiro

Quizá sus renos se hayan escapado, quizá su GPS le ha jugado una mala pasada o quizá algún regalo pendiente le retiene. Sea cual sea la causa, un Papá Noel se ha quedado rezagado y, en lugar de haber regresado ya a su residencia en Laponia, pasó todo el día de ayer sentado y abandonado a la puerta de un establecimiento comercial en Os Castros. Ni la brillante estrella que guía a los Reyes desde Oriente ni las aún más brillantes cabalgatas ni un domingo de rebajas parecen haber logrado que el de rojo se dé cuenta de que ya es hora de volver a casa. Con una expresión entre triste y resignada, permanecía ayer solo en el escalón de entrada del comercio cerrado, con los pies en la acera. Confiemos en que la vuelta oficial a la vida cotidiana de hoy le brinde lo que necesite para volver a su hogar.