Un gabinete de curiosidades sobre activismos educativos

La exposición ‘A táctica do colibrí’ se inaugura hoy en la Fundación Luís Seoane con la participación de varios artistas y estudiantes que dan su visión sobre la defensa de los derechos humanos

Chema Mesías posa, ayer, en la sala central de la exposición.

Chema Mesías posa, ayer, en la sala central de la exposición. / Carlos Pardellas

La planta baja de la Fundación Luís Seoane se convierte desde hoy en un gabinete de curiosidades. “Diferentes salas que funcionan de manera independiente, con su proyecto, su artista y su centro educativo, pero conectadas entre sí”, detalla Chema Mesías, profesor de la Universidade da Coruña (UDC) y comisario de la exposición A táctica do colibrí, un reflejo de los activismos educativos en la defensa de los derechos humanos.

La iniciativa nace del proyecto de investigación Los derechos de la infancia, adolescencia y juventud: habitando proyectos activistas con estudiantes, docentes y artistas contemporáneos dirigido por la UDC en colaboración con la Universitat de València, la Universidad Complutense de Madrid y la Universitat Jaume I de Castelló. El mensaje que manda se resume en el título: A táctica do colibrí. “Viene de una fábula del Amazonas en la que se incendia el bosque y todos los animales escapan corriendo menos el colibrí, que con su pico va echando una gota de agua porque cree que con un pequeño cambio puede hacer que eso mejore”, relata Mesías.

Este proyecto, desvela el docente, también “indaga en por qué nos desvinculamos de los conflictos que nos son ajenos por territorio y por distancia pero, sin embargo, todos deberíamos defender los derechos humanos porque es algo que une a toda la humanidad desde el año 47”.

Varios artistas han puesto su granito de arena en la iniciativa: Pilar Aymerich, Ruth Montiel, Xurxo Lobato, Vero Vicente, Emilio Martí, Miguel Benjumea, David Catá, Sabela Eiriz y Tiffany López-Ganet. “Benjumea recupera un mural de México del 1936 en el que las maestras se revolucionaron para que la educación pública fuera para todos, Tiffany trabaja sobre estrategias antirracistas en educación y Xurxo Lobato trae las fotografías de la cadena humana de 2003 por el Prestige”, avanza.

Todos estos pequeños espacios desembocan en uno muy curioso que es la sala central, llena de pequeños cuadrados y luces. “Aquí retomamos la Escola Libre de Cerámica de Sargadelos de Cervo, que fue algo único a nivel internacional, donde en los meses de verano reunían allí a alumnos, profesores y artistas contemporáneos de todo el mundo para hacer cerámica”, informa el comisario de la muestra, que informa de que la ceramista Carmen Piñón participará en talleres con “estudiantes de Infantil, Primaria y Secundaria”. Cada pieza que se haga se va a ir colocando en los cuadrados de las paredes que ahora están vacíos. “En esta exposición hay muchos huecos, muchas pantallas y mucha información porque la idea es que el espectador lo recorra como quiera, a su gusto, haciendo su propio itinerario”.

Suscríbete para seguir leyendo