Peñarredonda, Compañía y Obradoiro, premiados en la liga de diseño de drones para alumnos de ESO en A Coruña

La mejor solución para neutralizar un nido de velutinas con insecticida fue la del IES Carlos Casares de Vigo

Participantes en la Liga Maker Drone en el Coliseum.

Participantes en la Liga Maker Drone en el Coliseum. / Iago López

Diseñar, programar y volar un sistema sobre un dron para neutralizar nidos de velutina. Este fue el reto que tuvieron que superar los más de 170 alumnos y alumnas participantes en la tercera Liga Maker Drone, impulsada por la Fundación Barrié y el Centro Tecnológico ITG, cuya jornada final de exhibición se celebró en el Coliseum de A Coruña, con más de 1.000 estudiantes espectadores. De los 17 centros escolares de las cuatro provincias que compitieron para mostrar las soluciones para responder al reto de la Liga el que se alzó como equipo ganador fue el IES Carlos Casares de Vigo, que consiguió llevar a cabo la misión en el menor tiempo. Además, hubo otros cuatro equipos cuya labor fue reconocida: los coruñeses Peñarredonda (premio al mejor diseño), Compañía de María, que presentó la solución más disruptiva, y Obradoiro (mejor presentación); y Las Acacias (Vigo) (destreza en vuelo). El premio fue entregado por Pilar Romero Vázquez-Gulías, presidenta de la Fundación Barrié, y Carlos Calvo, director general de ITG.

A lo largo de la mañana, los más de 170 estudiantes de segundo de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) demostraron las competencias y habilidades STEM adquiridas a lo largo del curso escolar. Tras haber recibido la formación específica impartida en cada uno de los centros, los equipos tuvieron que idear, diseñar y programar un mecanismo de recogida de residuos, instalado un dron, capaz de lanzar una cápsula con insecticida al interior de nidos de velutina (ficticios) en el menor tiempo posible. Para ello, a cada uno de los centros se le facilitó un dron, formación y orientación por parte de la organización.

La solución al reto planteada por el Carlos Casares se basó en un sistema de canalones que se equilibran por debajo del dron y disparan las cápsulas de insecticida. La presión del giro del rodillo y otras soluciones técnicas fueron fundamentales para el desarrollo técnico.