El chaval de Os Mallos que trabaja mirando a Marte

El ingeniero Alejandro Cardesín comparte en la Casa de las Ciencias su experiencia en la Agencia Espacial Europea: “Me costó entender que hay preguntas sin respuesta”

Alejandro Cardesín posa en el Planetario de la Casa de las Ciencias.   | // GERMÁN BARREIROS / ROLLER AGENCIA

Alejandro Cardesín posa en el Planetario de la Casa de las Ciencias. | // GERMÁN BARREIROS / ROLLER AGENCIA

“Soy un chaval de Os Mallos que consiguió trabajar en astronomía”. Así se define Alejandro Cardesín, ingeniero experto en la exploración de Marte que trabajó en la Agencia Espacial Europea y que ahora forma parte del Centro Europeo de Astronomía Espacial. Una experiencia de más de 20 años que ayer compartió en la Casa de las Ciencias, ese lugar al que fue “de pequeño con el colegio a ver los pollitos y más tarde con el instituto” y también “los fines de semana” con su bisabuelo. Ahora le toca hablar del Sistema Solar como profesional. “Me interesa dar estas charlas para que la gente vea que se puede trabajar de esto, que es algo factible”, reconoce, y recuerda que, “de niño pensaba que esto solo lo hacían los americanos”.

Cardesín estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en Vigo, pero “quería ver mundo” y decidió pedir una beca que le llevo hasta Holanda, donde trabajó en la Agencia Espacial Europea. “Cuando probé la miel de esto quise seguir. Es apasionante. Así que me fui a Italia a hacer mi doctorado en ciencias del espacio”, relata. Allí también hizo investigación y trabajó en “temas de la atmósfera de Venus”. Luego ya se instaló en Madrid. “Animo a los chavales a perseguir sus sueños, pero también es importante volver. Se puede”, comenta, basándose en su experiencia, pues actualmente vive entre la capital y A Coruña gracias al teletrabajo.

Es responsable de operaciones científicas de la misión Mars Express, miembro de los grupos de trabajo científico de la NASA y presidente del Nodo Ibérico de la Sociedad Europlanet. “En el Centro Europeo de Astronomía Espacial nos dedicamos a coordinador los científicos que hay en España y por el mundo y entender sus requisitos científicos, qué necesitan y qué quieren observar para poder traducir sus necesidades en observaciones desde el punto de vista técnico”, manifiesta el coruñés, que trabajó en el estudio de “cometas” y de “planetas como Júpiter”, pero ahora está centrado en Marte. La pregunta es inevitable: ¿Hay vida allá afuera? “El objetivo es intentar entender lo que pasa ahora mismo. Si hubiera una señal de vida, la encontraríamos porque la estamos buscando activamente. De momento, no la hemos encontrado, pero a lo mejor la hubo hace mil millones de años”, contesta Alejandro Cardesín, que tiene una libreta llena de incógnitas. No es fácil. “Me costó entender que hay preguntas sin respuesta”, confiesa un profesional que viene del mundo de la Ingeniería, en la que “todo está basado en soluciones”. “Cuando hice mi tesis, pensé que iba a poner muchas respuestas al final y me llevé una sorpresa al ver que las conclusiones eran más preguntas”, dice, y alerta de que, hoy en día, “muy pocas veces hay un descubrimiento gigantesco”.

A Alejandro Cardesín le parece que su trabajo “es fascinante”. “Siempre buscamos cosas que no podemos encontrar”, resume el coruñés, para quien es un “orgullo” poder hablar de su trayectoria en un lugar tan especial como la Casa de las Ciencias.

Suscríbete para seguir leyendo