La Xunta apunta a los grandes polígonos para comprar el suelo destinado a pisos protegidos

San Pedro de Visma, Xuxán, O Portiño, Penamoa y Monte Mero figuran entre los señalados para la adquisición de parcelas

Solo los dos primeros están en desarrollo

Se propone recalificar una zona en Mesoiro-Feáns

Terrenos de San Pedro de Visma, una de las zonas donde la Xunta prevé comprar suelo. |   // CARLOS PARDELLAS

Terrenos de San Pedro de Visma, una de las zonas donde la Xunta prevé comprar suelo. | // CARLOS PARDELLAS

La promesa electoral de Alfonso Rueda, ratificada durante el debate de su investidura como presidente de la Xunta, de facilitar la construcción de 20.000 viviendas protegidas en Galicia mediante la compra de suelo en las ciudades se materializará en el caso de A Coruña con el disponible en 14 polígonos residenciales que figuran en el plan general y en un amplio terreno que se propone recalificar. Varias de esas bolsas de suelo urbanizable figuran entre las de mayor tamaño del municipio, como San Pedro de Visma, Xuxán, Penamoa, O Portiño, la antigua Ciudad de la Tecnología y O Martinete, aunque solo las dos primeras se encuentran ya en desarrollo y harían posible la puesta en marcha de proyectos inmobiliarios.

Además de los citados, en la relación de suelos que la Xunta considera adecuados para la compra de parcelas se encuentran Monte Alfeirán, Vío, As Rañas, Monte Mero y cuatro situados en A Zapateira. La administración autonómica suma a estos un amplio polígono que se crearía mediante la recalificación de terrenos situados entre Novo Mesoiro, Feáns y la Urbanización Breogán, ya en el límite con el municipio de Arteixo.

La intención del Gobierno gallego es destinar 43,2 millones de euros a la adquisición del suelo en todas las ciudades para construir las 20.000 viviendas protegidas, a las que se sumarían otras 5.000 de precio libre. Los pisos del primer tipo serían promovidos tanto por la administración autonómica como por empresas privadas, mientras que los segundos serían únicamente impulsados por la iniciativa privada.

Para el cálculo de las viviendas que sería necesario construir en A Coruña, la Xunta parte de que el registro de demandantes de pisos protegidos en la ciudad recoge 2.846 peticiones hasta el pasado 4 de junio. A partir de ahí se plantea la construcción en el municipio de 4.320 viviendas protegidas y de 1.080 libres, lo que sumaría 4.400 que se promoverían mediante esta actuación.

Para cada uno de los pisos se estima necesaria una superficie construida de 140 metros cuadrados para cada uno de ellos, en la que se incluyen los elementos comunes del edificio, para lo que sería precisa una edificabilidad de 686.000 metros cuadrados. De acuerdo con esa previsión, habría que adquirir en A Coruña 762.222 metros cuadrados de suelo urbanizable en los que se podrían construir todas las viviendas proyectadas por el Gobierno gallego.

Pero para ver las primeras viviendas que se construyan mediante este plan aún habrá que esperar, porque la Xunta prevé que la compra de los terrenos sea solo el último paso de la primera fase, en la que se determinarán las zonas de cada municipio en la que se impulsarían las promociones, se alcanzarían acuerdos con los ayuntamientos y se tramitarían los proyectos de interés autonómico que permitirían agilizar los trámites administrativos, tras lo que se procedería a la adquisición del suelo.

En la siguiente fase habría que urbanizar la zona en la que se pretende edificar, vender las parcelas a las empresas y cooperativas interesadas en construir las viviendas mediante concursos públicos y finalmente levantar los inmuebles. Las estimaciones de la Xunta fijan para el próximo año la entrega del suelo a los promotores de los pisos, que tendrían un plazo de tres años para terminarlos.

Aunque la promesa de Rueda menciona 25.000 viviendas entre las protegidas y las privadas, el Gobierno autonómico detalla que 3.452 ya se están construyendo o en trámites para iniciarlas. En el caso de A Coruña son 500 las que se encuentran en esta situación, según se informa, de las cuales muchas de ellas se sitúan en Xuxán, el antiguo parque ofimático. El agotamiento del suelo residencial del que disponía en este polígono urbanístico llevó a la Xunta a plantear que dos parcelas de uso comercial sean recalificadas para albergar viviendas. El Concello ya dio su aprobación a esta iniciativa y también aceptó la propuesta de que una parcela suya en pase de ser para vivienda libre a protegida.

Mediante esta operación, el barrio podrá contar con 520 viviendas protegidas más que serán construidas por empresas o cooperativas. El Gobierno autonómico se comprometió a agilizar los trámites que dependen de él para hacer posible cuanto antes el cambio urbanístico que debe poner en marcha el Concello.