SI NO LO LEO NO LO CREO

Un conductor fiel al mapa analógico

Antón Peruleiro

¿Quién no recuerda con cariño aquellos mapas de carreteras, guía, guarda y antemural de los conductores pretéritos, que se desplegaban una y otra vez como navajas de Albacete y cuya interpretación era causa de agrias disputas con el copiloto? Se han extinguido víctimas de la tecnología, como las máquinas de escribir y los modales en la mesa... O casi. Un conductor al que hemos visto detenerse en un semáforo ante la Fundación Barrié no tiene necesidad de echarlos de menos, pues lo vimos aprovechar la pausa para desplegar uno de esos sinápsidos de la cartografía. Buscando, suponemos, la vía más rápida para llegar a la Unión Soviética o Rodesia.