SI NO LO LEO NO LO CREO

Cincuenta kilómetros a pie por un ascenso

Antón Peruleiro

Cuando uno hace promesas hay que cumplirlas. Al menos eso es lo que acaba de hacer un conocido tuitero y aficionado deportivista, quien hace un año recibió el consejo de un amigo de ofrecerse a peregrinar a la ermita de San Adrián en Malpica si el Deportivo abandonaba la Primera Federación. Su experiencia había sido positiva, ya que él mismo lo había hecho el año que el club coruñés consiguió su título de Liga. Tras hacer la promesa y verla cumplida, este coruñés se lanzó ayer a la carretera y se despachó los 50 kilómetros de distancia en siete horas y media, lo que significa que, además de ser cumplidor, se halla en buena forma física.