El propietario del edificio de ronda de Nelle tapia el portal para evitar nuevas ocupaciones

Cumple por primera vez una orden del Concello sobre el inmueble, vacío por el incendio de este lunes y tras años de conflictos de convivencia | La alcaldesa elogia el trabajo del personal de los servicios sociales al atender este caso

Un policía observa el tapiado del portal del número 120 de la ronda de Nelle. |   // IAGO LÓPEZ

Un policía observa el tapiado del portal del número 120 de la ronda de Nelle. | // IAGO LÓPEZ

E. C. / R. D. R.

Ha tenido que declararse un incendio que prácticamente destrozó cuatro plantas, las más altas de un total de diez, y vaciarse el edificio de los ocupantes instalados de forma ilegal para que el dueño del número 120 de ronda de Nelle cumpliese por primera vez una orden del Ayuntamiento sobre su propiedad. Ayer entre las 11.00 y las 12.30 horas dos obreros levantaron un pequeño muro de ladrillos para tapar el portal del número 120 de ronda de Nelle e impedir que nadie pueda ocuparlo ilegalmente, como ha ocurrido en los últimos años —sobre una década, estiman unos vecinos, cifra que varía según los cálculos de otros—. El Concello ordenó el tapiado o cierre del edificio apoyado en un informe municipal que declaró la inhabitabilidad del mismo y el propietario acató la orden cuatro días después del fuego.

Usuarios de la mezquita siguen la intervención policial. |   // LOC

Usuarios de la mezquita siguen la intervención policial. | // LOC / E. C. / R. D. R.

Con anterioridad, la administración local había pedido al titular del inmueble que reforzase su seguridad ante su evidente deterioro, acentuado con el paso de los años porque desde hace tiempo es ocupado temporalmente por personas y familias que han causado destrozos y algún que otro incendio. En febrero pasado el Concello instó al dueño a proteger el edificio tras la caída de elementos a la vía público, pero no solo no lo hizo sino que recurrió en el juzgado la decisión del Gobierno local de proteger el inmueble con medidas que ejecutó de forma subsidiaria.

Ha habido personas entrando y saliendo del edificio a lo largo de los últimos años, algunas permanecieron poco tiempo y otras durante largas etapas. Hace un año, los servicios municipales de limpieza también tuvieron que vaciar el patio interior, donde se habían acumulado toneladas de residuos y objetos de todo tipo que arrojaban las familias, algunas de ellos con menores de edad.

Ahora ya no hay ocupas en el 120 de ronda de Nelle, y con la entrada tapiada difícilmente podrán acceder. La alcaldesa, Inés Rey, explicó ayer que a la veintena de personas que entre el lunes y el martes, tras el incendio, abandonaron el edificio, se les ofreció una alternativa de alojamiento “para que nadie durmiera en la calle”. La mayoría rechazaron acudir a las instalaciones de la entidad benéfica Padre Rubinos y prefirieron marcharse junto a personas conocidas. Rey aprovechó para ensalzar el trabajo del área de Benestar Social con Yoya Neira al frente —ahora ha sido nombrada edil de Medio Ambiente— y a los distintos trabajadores sociales que han actuado en este caso y en otros parecidos. “Desde hace mucho tiempo hay que elogiar el trabajo de los servicios sociales, con personal que iba y venía, escoltados para entrar, que controlaba la situación de las personas, a los menores que había, a gente en riesgo vital”, destacó la alcaldesa.

Fuentes próximas a este caso apuntan que los ocupantes del edificio se movilizarán, probablemente, a otras zonas de la ciudad donde personas de su misma nacionalidad y en situación social parecida se hayan instalado en viviendas. De esta manera, el problema de la ocupación cambia de barrio, continúa, aunque no cuente con la visibilidad que tuvo el 120 de ronda de Nelle.

Un paquete con forma de bomba creada por un grupo de teatro causa alarma en el Agra

Efectivos de los Tedax de la Policía Nacional, especializados en la desactivación de artefactos explosivos, se trasladaron ayer al mediodía a la calle Nebrija, en el Agra do Orzán, alertados por la aparición de un paquete sospechoso en un contenedor que tenía la apariencia de una bomba, junto a la mezquita a la que acuden usuarios del barrio. Un vecino del entorno del edificio ocupado hasta el lunes pasado en el 120 de la ronda de Nelle dio el aviso del hallazgo a los agentes de la Policía Local que estaban ante el portal del inmueble. Tras inspeccionar el paquete sospechoso, el 092 dio aviso al cuerpo especializado de la Policía Nacional para determinar si realmente se trataba de una bomba. Esta posibilidad fue descartada con el análisis de los Tedax, quienes averiguaron que el paquete en cuestión había sido elaborado por un grupo de teatro aficionado de la zona para simular una bomba para una representación.