06 de diciembre de 2009
06.12.2009
El legado gallego de un fotógrafo catalán

Un recuerdo en el oído

06.12.2009 | 12:01

Si internacionalmente Ricardo Terré es conocido por su obra fotográfica, en Galicia lo es más por su relación con la música. En su Barcelona natal, cargada de ambiente cultural, Ricard se movió en todos sus ámbitos: dibujante, caricaturista, fotógrafo y amante de la música. Fue su espíritu sensible, inquieto y transgresor el que le hizo ir más allá de las pautas artísticas establecidas. Por ello, al igual que plasmó esa espiritualidad en su fotografía siendo un miembro destacado del grupo AFAL, también lo hizo en sus gustos musicales formando parte de los fundadores del Hot Club de Jazz de Barcelona, una asociación que a la postre ha sido reconocida como la más importante impulsora del jazz en nuestro país.

Cuando en 1959 fijó su residencia en Galicia lo hizo armado con sus cámaras y cargado con sus discos. Fundó un negocio fundamentado básicamente en la música y la electrónica, en el que instaló una de las primeras salas de audición creadas en España. Fue entonces, a comienzos de la década de los 60, cuando lleva a cabo los espectáculos de Luz y Sonido en el auditorio de Castrelos, consistentes en el juego de la música y la proyección de imágenes y luces de colores que impactaron en la sociedad de aquellos años. A finales de los años sesenta y comienzos de los setenta fue su época más activa para la divulgación de la cultura musical, no sólo en Vigo sino también en otras ciudades gallegas como Vilagarcía de Arousa, Santiago o A Coruña. Promovió decenas de conciertos de entrada gratuita en centros culturales, auditorios y plazas públicas -un concierto memorable con el organista de jazz Jimmy Smith en la Praza do Rei de Vigo- y realizó seminarios de audiciones-coloquios titulados Jazz Controversia, con los que inició y consolidó a muchos aficionados a esta música.

Recuerdo siempre sus palabras: "La música agudiza la sensibilidad, la tolerancia y el poder de concentración? los niños deberían ser educados con música".

Por eso, para muchos de nosotros, Ricard Terré siempre permanecerá en el recuerdo de nuestros oídos, además de en nuestras retinas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas