El comité organizador del Festival de Ortigueira ha decidido aplazar por segundo año consecutivo su próxima edición, prevista para julio, al 2022, debido a la falta de garantías de seguridad sanitaria para los asistentes provocadas por el COVID-19. Los organizadores aseguran que trabajan ya en la edición de julio del próximo año, que será la más larga de su historia, ya que contará con una semana de duración. Lo que sí se mantendrá este año es el Proxecto Runas 2021 de nuevos valores de la música folk, después de que en la pasada edición se batiese éxito de participación, de diversidad de naciones representadas y se recogiesen más de 110.000 votos a través de la web para elegir los grupos favoritos.

El alcalde de la localidad, Juan Muras, defiende la decisión por ser "la más segura" tanto para los vecinos como para los visitantes que llegan cada año desde diferentes partes del mundo. Señala que es precisamente la multiculturalidad del encuentro lo que lo hace más inviable ante una pandemia de tales dimensiones. “No es un evento en el que se puedan guardar las distancias, es un festival de unión, de celebración, de compartir”, explica el regidor.

Ángel Lozano, concejal de Deportes e Festival, destaca el compromiso del Concello con la música y las bandas del panorama gallego y recuerda que, ya desde 2020, no se ha parado de trabajar en la próxima edición del Mundo Celta. El edil apela a la responsabilidad de todos para conseguir que el próximo año “podamos estar más unidos que nunca gozando de la música y el ambiente”.

Al espíritu colectivo del encuentro también se ha referido el coordinador del festival, Alberto Balboa. Subraya que se trata de un espacio en el que se comparten experiencias, se disfruta de la música y se convive en armonía. Explica que la decisión ha sido evidente tras estar en contacto con artistas, managers y festivales de toda Europa.