Tras diez meses de desconexión para "recuperar las ganas", el Kanka vuelve a la vida pública con deseos redoblados de hacer conciertos y conectar con su gente con el disco 'Cosas de los vivientes'. "Estoy que me canto encima", ha confesado el cantante malagueño en una entrevista con EFE.

"Un muerto no siente, ni le duele la barriga ni sufre desamor o tiene un catarro, ni escucha música. Los vivos, por suerte o por desgracia, sí sufrimos y disfrutamos con las cosas que nos pasan. Así que este álbum es una colección de cosas que nos pasan a los vivos, de experiencias y reflexiones", describe el cantautor sobre su obra.

Pero para construir todo eso, Juan Gómez Canca (Málaga, 1982), conocido artísticamente como el Kanka, necesitaba descansar y "desaparecer de todos los sitios, aprovechar para grabar tranquilamente el disco y organizar la gira con tiempo".

"Para mí lo importante era recuperar las ganas y las he recuperado de sobra. Por lo demás, lo que he hecho ha sido grabar el disco con más calma, tranquilidad y tiempo, disfrutando de la composición y del momento. La vuelta estaba pensada, era un parón necesario, pero diseñado aposta", detalla.

El malagueño llevaba "muchos años con mucha tralla", con unos noventa conciertos anuales y entre medias la composición de cada uno de los discos, más su correspondiente promoción, colaboraciones con otros artistas y "algún que otro" sencillo suelto.

'Cosas de los vivientes' es el disco más largo -14 canciones de las 28 que tenía compuestas inicialmente- y completo de el Kanka, en el que el cantautor ha sido totalmente sincero a través de canciones en las que se muestra tal como es y de otras en las que aparece como quiere ser, como en "Autorretrato".

"Me apetecía hablar de mí como persona, porque la gente conoce la faceta de artista, pero no quien soy. Más allá de una vida pública tenemos también nuestras mierdas de persona normal y corriente", cuenta.

La sinceridad de el Kanka no solo se nota en las letras, sino también en la producción, en la que ha optado por un sonido crudo a la par que orgánico, pero con unos ritmos "muy bailables y buenrolleros" incluso en baladas como 'No se dice suerte', donde con ritmo andino el malagueño menciona lo bueno y lo menos bueno de su oficio de músico.

O en 'Propósitos de año nuevo' donde en lugar de los típicos objetivos de inicio de año enumera todo aquello que realmente se termina haciendo: "Me hacía especial gracia hacer una canción con lo que realmente sí cumplimos, porque lo que vale es la imperfección", apunta.

Después de haber estado 10 meses desaparecido del mundo, el Kanka temía que sus seguidores le hubieran abandonado, pero confiesa que ha ocurrido todo lo contrario.

"Cuando anuncié que iba a haber gira y sacamos las fechas, enseguida la gente corrió a comprar las entradas. En varias ciudades (Málaga, Murcia, Barcelona, Sevilla y Huesca) hice ‘sould out’, no me lo esperaba (…). Estoy muy agradecido en la confianza tan absoluta y ciega que tienen en mí, que sin haber escuchado el disco ya corran a comprar las entradas", afirma orgulloso.

Dice que espera "estar a la altura" y que están dando el 100 % en los ensayos para que el concierto sea la "mejor experiencia que han vivido nunca": "Quiero que bailen, que griten, que lloren y que se rían conmigo", avanza.

En marzo inicia la gira que le llevará a recorrer Murcia (3 y 4 marzo), Sevilla (10 marzo), Cáceres (11 marzo), Bilbao (17 marzo), Gijón (18 marzo), Madrid (25 marzo), Jaén (31 marzo), Granada (1 de abril), Málaga (del 15 al 18 abril), Logroño (21 abril), Burgos (22 abril), Huesca (29 abril), Valencia (5 mayo), Barcelona (6 mayo), Chiclana de la Frontera (1 agosto) y La Línea de la Concepción (6 octubre). También se sumarán fechas en Latinoamérica. EFE