Baloncesto - ACB

El Madrid gana por la vía rápida

Gana el tercer partido de la final (73-84) y logra el triplete en la temporada - Rudy Fernández se despide con 27 títulos

Musa encesta en el partido del Madrid contra UCAM. |  // MARCIAL GUILLÉN

Musa encesta en el partido del Madrid contra UCAM. | // MARCIAL GUILLÉN

Denís Iglesias

El 20 de septiembre de 2011, el Real Madrid hacía oficial el fichaje de Rudy Fernández. El escolta y alero llevaba tiempo siendo objeto de deseo del equipo al que acababa de llegar Pablo Laso. La sección de baloncesto no ganaba la Liga desde la 2006/2007, el segundo título después de poner fin a una sequía de más de cinco años. En ese tránsito por el desierto tampoco vio una Copa hasta, precisamente, la llegada del balear, que, junto a otros compañeros como Sergio Llull y el Chacho Rodríguez cambiaron el sentido del Real Madrid, campeón de Liga ACB (37ª en su palmarés) tras sofocar la resistencia de la revelación UCAM Murcia con un 3-0 trabajado (73-84 en el último duelo).

Tras eliminar a un Barça en decadencia en semifinales, el Real Madrid cerró la trilogía nacional con Copa, Liga y Supercopa a la que faltó unir la Euroliga. Solo un partido, la final frente a Panathinaikos, separó a los de Chus Mateo de un pleno histórico. Fueron el mejor equipo de la fase regular del torneo continental después de un buen curso en todos los sentidos que supondrá el cierre para una generación irrepetible. Rudy Fernández ha jugado su último partido de blanco, Sergio Rodríguez ha firmado su epitafio (se abre una vía para su regreso a Tenerife) y Sergio Llull ve también como el reloj de arena se agota.

Para entender la trascendencia de la vieja guardia del Real Madrid basta con acudir al palmarés de Rudy Fernández. El de Palma ha sumado 27 títulos con el club blanco: tres Euroligas, siete Copas del Rey, nueve Supercopas, una Intercontinental y siete Ligas ACB con la conseguida en su adiós. Un último baile que ha tenido la pública y merecida recompensa después del anuncio que hizo el de Palma el día que cumplió 39 años.

La decisión que todavía está en el aire es la de Sergio el ‘Chacho’ Rodríguez, quien sigue con el “ya veremos”, que no pasaría por jugar fuera del Real Madrid. A sus 38 años, todavía se siente bien físicamente, pero en breve decidirá si enfila la misma dirección que Rudy Fernández. Esta situación dejaría a Sergio Llull como el gran comandante del campeón de Liga, toda vez que también pueda despedirse como jugador blanco en una temporada en la que ha perdido protagonismo. Porque la sección que dirige Juan Carlos Sánchez Lázaro no tendrá tregua después de conseguir el triplete nacional. Las próximas semanas serán movidas para cerrar o hacer oficiales las renovaciones de hombres como Walter Tavares.