El número uno del mundo, el suizo Roger Federer, minimizó el potencial del serbio Novak Djokovic en la final del torneo de Cincinnati (6-1 y 7-5), de donde el helvético salió victorioso por tercera vez en su carrera para conquistar su decimosexto Masters 1000, uno menos de los que posee el estadounidense Andre Agassi.

Federer, que logró en hora y media su cuarto título de la temporada tras el Masters 1000 de Madrid y los Grand Slam de Roland Garros y Wimbledon, acumula 16 títulos de esta categoría. Uno más que el español Rafael Nadal, que totaliza quince, y uno menos que Agassi.

El tenista suizo, estimulado por la presencia de su familia en Cincinnati, incluidas sus gemelas Charlene Riva y Myla Rose y su mujer Mirka Vavrinek, que le acompañan en el recorrido americano de la temporada, apenas concedió opción al serbio, verdugo de Rafael Nadal en las semifinales.

Arrolló de entrada al serbio, que se había impuesto al número uno del mundo en los dos últimos partidos que ambos habían jugado. "Ante Andy Murray y contra Djokovic he jugado mi mejor tenis aquí. Esto me da una buena perspectiva de cara al Abierto de Estados Unidos", dijo Federer, que enfila con autoridad la llegada del cuarto y último Grand Slam de la temporada, en Nueva York, donde ha ganado de forma consecutiva en los cinco últimos años.

Rafa Nadal, por su parte, perdió las buenas sensaciones de sus partidos anteriores en Cincinnati y cayó en las semifinales por 6-1 y 6-4 ante un Djokovic que estuvo más seguro, confiado y decidido durante todo el partido.