Ezequiel Mosquera, del Xacobeo Galicia, mantiene intactas sus opciones en la Vuelta a España después de la primera etapa que se disputó ayer, un contrarreloj de 4 kilómetros en la que perdió 33 segundos con respecto al vencedor, el suizo Fabian Cancellara, y quince con los principales favoritos. Por eso, el ciclista gallego se queda con "buenas sensaciones".

"No era mi especialidad ni mi distancia, por eso no sé que conclusiones sacar. Lo que sí puedo decir es que las sensaciones han sido buenas. Los segundos que me han sacado los rivales no sé como interpretarlos y tampoco quiero perder demasiado tiempo haciéndolo. Por eso me quedo con que las sensaciones han sido buenas", explicó.

Sabía que no estaba en su terreno: "El prólogo era de potencia y muy explosivo. Todo lo que yo no soy. En algunas partes del circuito se notaba bastante el viento en contra, pero era algo que ya habíamos advertido en el entrenamiento del viernes. La actuación de los rivales entra dentro de lo normal. Cada uno en su sitio, según sus características. Si acaso, podemos decir que Basso demostró que viene con ganas, algo que, por otro lado, ya había declarado", añadió el pontevedrés.

Mosquera reveló entre risas que un falló técnico le impidió comunicarse con el coche del equipo, por lo que "Álvaro me dijo que estuvo a punto de adelantarme y darme dos leches por no hacerle caso".