26 de septiembre de 2010
26.09.2010
La Opinión de A Coruña
CICLISMO

El sueño se convirtió en pesadilla

Los ciclistas, desolados: "No es normal que después de todo nos den una patada en el culo. No tienen excusa para dejar morir este proyecto", señala Serafín Martínez

26.09.2010 | 02:00
Imagen de la presentación del Karpin Galicia en 2007, proyecto del que nació el actual Xacobeo Galicia. / la opinión

"Cuando me llamó Álvaro Pino -el director deportivo del Xacobeo Galicia- para decirme que no había acuerdo pensé que se trataba de una broma pesada", indica Serafín Martínez (O Rosal, 1984). "Es un palo de los gordos. Primero te ponen el caramelo en la boca y luego te lo sacan", dice dolido.

El rosaleiro, sin embargo, espera que las próximas horas arrojen algo de luz. "Todavía espero que se le pueda dar la vuelta a la tortilla, aunque para ser sincero lo veo muy complicado". Por eso, ya piensa en su futuro lejos de la formación gallega. "Ahora mismo si aparece algo lo cojo. La verdad es que me siento un poco engañado, porque después de todo no es normal que ahora nos den una patada en el culo", dice.

"A estas alturas las ofertas ya son escasas y los equipos también se aprovechan de tu situación. Si nos lo dicen hace un mes sería otra cosa", explica el escalador, que ha hablado con compañeros incapaces de contener las lágrimas ante la posible desaparición del equipo: "No pueden dejarlo así. No tienen excusa para dejar morir este proyecto".

Gonzalo Rabuñal (Arteixo, 1984) tampoco quiere pensar en lo peor, pero "os prazos véñense enriba. Xa nos chamaron para dicirnos que nos buscaramos a vida. Ata decembro temos contrato, pero como non arranxemos nestes días, o futuro véxoo complicado", indica.

"No caso dos que estivemos na Volta aínda podemos chamar a algunha porta, pero os demáis o teñen aínda peor", prosige. "Eu contaba con seguir aquí. Era a miña prioridade", se lamenta.

Rabuñal es de los que piensan que de "aquí ó martes pódese acadar algunha solución. Xa non sei se baixando o equipo de categoría ou renunciando á Volta a España, pese a que é un gran escaparate para nós, pero si non se chega a un arranxo todos quedaremos sen traballo, xa non os corredores, senón tamén os mecánicos, maxasitas, e demáis traballadores do equipo". Después del gran éxito de la Vuelta, Rabuñal cree que "despertamos dun soño para vivir unha pesadilla".

"A día de hoxe as esperanzas que teño de que se arranxe esta situación son moi poucas. Non entendemos como un proxecto coma este non atopa apoio para seguir adiante", analiza Delio Fernández (Moaña, 1986).

"O Xacobeo sempre foi para min a miña primeira opción, pero xa falei co meu representante para ver se nos próximos días aparece algo. Toca empezar a abrir novos horizontes", reconoce, preocupado también por el futuro de sus compañeros. "Seguramente para máis dun corredor esta sexa a última temporada, pero tamén para moitos auxiliares e mecánicos". "Hai anos tiñamos o recurso de Portugal, pero agora xa non porque alí as cousas tamén están moi mal. As posibilidades redúcense cada vez máis", apunta.

Marcos García (Madrid, 1986) es de los más optimistas. "Para mí el Xacobeo sigue siendo mi prioridad", dice el madrileño, que sin embargo ya está dispuesto a escuchar ofertas. "En su día le dije a mi mánager Ángel Ledo que esperara ante cualquier oferta porque mi primera opción era seguir aquí, pero ahora, cuanto más tiempo pase va a ser peor. Me gustaría pensar que esta situación tiene arreglo", añade.

El porriñés Gustavo Domínguez (1980) recibe el mazazo de la posible desaparición del equipo con un pie y medio en el altar. Su mejor regalo de boda hubiera sido la continuidad del Xacobeo. "Siento tristeza por ver que se puede acabar un bonito ciclo. Es una noticia difícil de asimilar para todos".

Aunque mantiene la esperanza, es consciente de que el tiempo se agota. "La esperanza es lo último que se pierde, puede haber posibilidades pero queda poco tiempo para cumplir los plazos que impone la UCI. Quiero creer que va a haber una solución", intenta convencerse. Y manda un mensaje a cualquier patrocinador dispuesto a impedir que 30 familias se queden en el paro: "Si alguien se quiere animar, que se venga. Tenemos que buscar otras vías y entre todos intentar sacar esto adelante".

"Llevo cuatro años en este equipo y me gustaría terminar mi carrera deportiva aquí", pero el porriñés también tiene claro que "quiero seguir corriendo" y no descarta otras opciones como fichar, por ejemplo, por un equipo de fuera de España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook