25 de febrero de 2011
25.02.2011
HOCKEY SOBRE PATINES / COPA DEL REY / liceo 3-2 blanes

Bargalló guía a las semifinales

Un gol del 'nueve' a cinco minutos del final da el pase al Liceo. Los verdiblancos sufrieron aunque dominaron al Blanes y mañana se retarán con el Barcelona

25.02.2011 | 02:30
Jordi Bargalló celebra con sus compañeros el gol de la victoria del Coinasa Liceo. / jaume mundet

Un gol de Jordi Bargalló a cinco minutos para el final metió al Liceo en las semifinales de la Copa del Rey tras un partido muy disputado contra el Blanes. Los verdiblancos dominaron el juego, pero tras fallar multitud de ocasiones vieron cómo los locales les empataban el duelo con un gol desde la pena máxima, un penalti que los árbitros se sacaron de la manga. Por más que la televisión ofrecía la repetición no se conseguía ver la infracción cometida por Afonso. Y es que los colegiados fueron un factor más sobre la cancha, con demasiadas faltas pitadas al conjunto herculino, que era el que siempre atacaba. A pesar de todo, los coruñeses demostraron que saben sobreponerse en los momentos delicados. Siguieron buscando el gol y les llegó el premio tras una buena jugada entre Barreiros y Bargalló. El nueve no perdonó y selló el pase para semifinales, donde el Liceo va a tener que hacer mucho más que jugar bien para superar a un Barcelona que ayer apabulló al Vilanova (6-1).

El primer partido de un torneo de estas características dicen que es el más complicado. Por eso el Liceo pareció entrar con una marcha menos que el Blanes, que tenía el plus de jugar ante su público. En los primeros minutos, los locales gozaron de las mejores ocasiones, aunque siempre se encontraron con Malián. Los coruñeses sólo podían encontrar portería con lanzamientos lejanos. Así, en cambio, llegó el primer gol de los catalanes. Un tiro lejano que punteó Álex Ridaura.

Al Liceo le tocaba remar a contracorriente, pero ya está acostumbrado. De hecho, en el partido de OK Liga que le enfrentó al Blanes en Riazor tuvo que remontar un 1-3. Poco a poco se hizo con el control absoluto de la bola y sólo un minuto le bastó para darle la vuelta al marcador. Primero Pablo Álvarez, que con inteligencia se aprovechó de un rechace. Después Jordi Bargalló, con un gran lanzamiento de penalti -aunque en la misma jugada que los árbitros señalaron la pena máxima Álvarez había hecho el segundo, pero los colegiados no señalaron la ley de la ventaja-. Antes de ir al descanso, Lamas hizo el tercero, pero de nuevo la pareja arbitral anuló el tanto liceísta.

En la segunda parte el Liceo salió decidido a sentenciar. Y tuvo muchas oportunidades para hacerlo. La más clara, una falta directa de Álvarez -ayer demasiado individualista- después de que Selva recibiera una azul por una airada protesta. El Blanes jugó durante dos minutos con uno menos y los verdiblancos no lo supieron aprovechar. Todo lo contrario, cometieron la décima falta y otorgaron un lanzamiento directo, que detuvo Malián. Con lo que ya no pudo el portero fue con el penalti de Armengol. Imparable el 2-2 de los catalanes, que decidieron descaradamente otorgar la bola a los visitantes para esperar a salir a la contra. Su estrategia conservadora tuvo castigo, o premio la ofensiva del Liceo, que se lanzó a por el gol que le metiera en semifinales y que le llegó por medio de Bargalló, que en el segundo palo hizo bueno un pase de Barreiros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LaLiga

El fútbol como motor social

El fútbol se ha convertido en algo más que un deporte por la influencia que potencialmente llega a ejercer en la sociedad. Es, el otro fútbol.


Buscador de deportes