26 de octubre de 2011
26.10.2011

El Celta reacciona tras el descanso

Las rotaciones de Herrara castigaron a los vigueses en la primera parte, pero la entrada de Tomás y Aspas propició el segundo triunfo celeste seguido en Balaídos

26.10.2011 | 02:46
Los jugadores del Celta celebran uno de los goles anotados anoche en Balaídos. /

El Celta encadenó su segunda victoria consecutiva en Balaídos después de vencer al Girona, en un partido en el que los celestes regalaron la primera parte pero reaccionaron en la segunda con la entrada de Joan Tomás y Iago Aspas.
Paco Herrera parece obsesionado con dosificar a sus jugadores para evitar que sus mejores futbolistas lleguen muy castigados físicamente al final de la temporada, como le sucedió en el pasado campeonato. Por eso, el técnico no dudó en prescindir de los tres jugadores —Iago Aspas, Joan Tomás y Quique de Lucas— que lideraron al Celta frente al Huesca, además de otros cinco titulares en ese encuentro. Su equipo lo acusó en el primer tiempo.
Al Celta le faltó creación en el centro del campo y profundidad por las bandas, ya que únicamente el internacional chileno Orellana amenazó a la zaga catalana con su velocidad. Las tres oportunidades de los celestes en el primer tiempo llegaron con disparos lejanos: Bermejo (m.17), Toni (m.21) y Orellana (m.30). El Girona, a pesar de su delicada situación en la clasificación, fue fiel a su estilo: tuvo la pelota y encerró a su rival en su campo, pero aún así tampoco creó demasiado peligro. Tuvo una buena oportunidad, en el 29, pero Yoel evitó el gol de Coro con una buena estirada.
El poco fútbol de su equipo en el primer acto hizo reaccionar a Herrera, que tardó cinco minutos en meter en el campo a Joan Tomás y Aspas. Su equipo lo agradeció. Empezó a presionar más arriba y no tardó en robar el balón a un Girona que se vio superado.
En menos de diez minutos el equipo vigués dispuso de más ocasiones que en toda la primera parte. El gol local parecía cerca. En el minuto 56, David Rodríguez aprovechó un rechace de Santamaría para abrir el marcador.
El delantero talaverano, suplente frente al Huesca, se reivindicaba así ante su entrenador, al que le recriminó con un gesto que lo sustituyera a falta de veinte minutos. Tras el gol, el Celta asumió el riesgo de retrasar sus líneas y dejarle llevar el peso del encuentro a su rival para intentar matar el partido a la contra. Lo pudo pagar en el 87, pero Bellvís, muy rápido, evitó el disparo de Coro, quien pidió penalti. Un minuto después, Aspas sentenciaba.

Celta: Yoel; Hugo Mallo, Oier, Túñez, Bellvís; Natxo Insa, Bustos; Orellana, Toni (Joan Tomás, m.46), David Rodríguez (Oubiña, m.70); Mario Bermejo (Iago Aspas, m.52).
Girona: José (Luso, m.32), Migue, Tortolero, David García (Sainar, m.64); Juanlu, Tébar, Dorca, Moha (Dani Nieto, m.82); Jandro y Coro.
Goles: 1-0, m.56: David Rodríguez. 2-0, m.89: Iago Aspas.
Árbitro: Valdés Aller (colegio castellano-manchego). Amonestó a Toni, Hugo Mallo, Aspas y Bellvís por parte del Celta de Vigo, y a Moha, Dorca, Migue, Luso por parte de Girona.
Campo: Balaídos.
Asistencia: 3.000 espectadores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes