José Luis Oltra no es supersticioso y huye de los datos que dicen que el Deportivo solo ha ganado dos encuentros de los últimos nueve disputados en Zorrilla, un partido que define, en clara alusión a la terminología ciclista, como "un puerto de primera". "Son estadísticas, es un buen estadio y difícil por la entidad del rival, pero este es otro encuentro y tenemos la oportunidad de darle la vuelta (a los números), que son circunstancias que dejo totalmente de lado", remarca el entrenador deportivista.

Oltra reconoce que el estadio pucelano tampoco es un feudo propicio para él: "Es un campo que se me da mal. Ni de jugador ni de entrenador conseguí ganar. Con el Tenerife remontamos un 3-0 en contra y empatamos, lo que consideramos casi una victoria".

Pese a que los precedentes no son buenos, el preparador valenciano asegura tener plena confianza en que el equipo se lleve los tres puntos, aunque advierte de que el Valladolid es casi infalible como local. "Solo ha perdido un partido en casa y en todos sus duelos hizo dos goles, menos en el que perdió, que hizo solo uno, pero estamos capacitados para ganar", remarca el técnico deportivista.

Pese a los datos, el preparador es positivo de cara al partido de mañana. "Hay campos que se te dan bien y otros que no. Hay que ir con la mentalidad positiva. Mi pensamiento es que igual estamos más cerca de ganar porque siempre estamos perdiendo. Somos dos conjuntos con buenos futbolistas, pero pienso que el equipo, haciéndolo bien, puede llevarse los tres puntos", puntualiza convencido. Para no irse de vacío de Zorrilla, Oltra considera importante que el conjunto blanquiazul entre "bien" en el partido y que sepa "imponer su estilo", algo que le está costando cuando compite lejos de Riazor.

Pese a que gran parte de los goles que sufre el Deportivo como visitante se producen en los primeros veinte minutos de partido, el técnico quiso restarle importancia y lo atribuye más a circunstancias de los mismos, no a un problema general cuando se compite en campo ajeno. "No es que tenga (el conjunto) dos caras, cada partido hay que analizarlo desde su perspectiva. En Elche el equipo no salió mal, pero en cinco minutos nos metieron dos goles, casi lo levantamos y, en el cómputo general, ese encuentro marca la línea a seguir. Con el camino marcado fuera de casa y ajustando cosas esperamos que los resultados acompañen", indica el preparador. Para Oltra, las claves para llevarse la victoria son que los blanquiazules entren "fuerte y bien" en el partido y "no dejar que el rival se crezca".

Y es que el entrenador reconoce que la práctica totalidad de los conjuntos de Segunda División ven al Deportivo como el "coco" de la categoría. Eso explica, para él, que en los primeros compases de los encuentros los entrenadores suelan pedirles a los equipos más "intensidad". "Cuanto mejor es el rival más te puede condenar tener falta de carácter. Nosotros tenemos que tenerlo en cuenta ante el Valladolid", apostilla. Al margen de que el equipo consiga o no mañana el triunfo a domicilio, Oltra advierte que ningún resultado será clave. "Ganar fuera sería un paso importante pero ni ganar ni perder es definitivo", reseña, aunque reconoce que a todos les gustaría "estar primeros". Y es que lo que impide al Dépor auparse más arriba en la tabla son sus malos números como visitante, con siete puntos de 21 posibles. La cosa cambia en Riazor, donde los blanquiazules sólo han dejado escapar los puntos ante el Hércules y en el empate con el Nàstic. Oltra reconoce que el rendimiento del equipo mejora al calor de su afición y cree que, sin echar las campanas al vuelo, hacer de Riazor un fortín puede ayudar a conseguir el ascenso. "Tenemos la etiqueta de mejor local, que tampoco te da nada. Pero si cedes pocos puntos en casa estás más cerca de lograr el objetivo".