El Bayern de Múnich se sacudió ayer la minicrisis por la que atravesaba goleando por 4-1 al Werder Bremen, en una gran tarde del francés Franck Ribery, y recuperó el liderato de la Bundesliga gracias al empate a un gol entre el Borussia Mönchengladbach y el Borussia Dortmund.

Ribery marcó dos goles y generó un penalti. Los otros dos goles, ambos de penalti, fueron marcados por el holandés Arjen Robben. El Bayern venía de perder dos compromisos seguidos y de ceder el liderato. Heynckes mantuvo la calma y le dio la confianza al mismo equipo que había perdido la semana pasada contra el Mainz por 3-2.

El primer gol llegó en el minuto 23 en un contragolpe. Tras un lanzamiento de falta del Bremen, el rebote le quedó a David Alaba que le metió un pase a Ribery desde la raya central para que el francés definiera dentro del área.

Aunque el Bayern jugaba mejor, el Bremen logró el empate parcial por medio del sueco Markus Rosenberg, a pase del peruano Claudio Pizarro en el 52.

Robben apareció cuando se produjo el primer penalti por falta contra Thomas Müller. El holandés tomó el balón y reclamó para sí el cobro. Su disparo se metió junto al poste derecho y pegado al piso. El segundo penalti, que se convirtió en el cuarto gol, lo puso junto al otro poste. Entre los dos goles de Robben, Ribery había marcado el tercero a puerta vacía, tras una buena jugada de Mario Gómez.