01 de septiembre de 2012
01.09.2012
JUEGOS PARALÍMPICOS LONDRES 2012

Cae el primer oro

El ciclista Alfonso Cabello es el primer español en conseguir el triunfo en Londres, en una prueba en la que además estableció el récord del mundo

01.09.2012 | 05:29
Alfonso Cabello, durante la prueba de ayer. / j. brady / efe

El ciclista español Alfonso Cabello conquistó la primera medalla de oro para la delegación nacional presente en los XIV Juegos Paralímpicos, que se están disputando en Londres hasta el 9 de septiembre, tras imponerse en la prueba del kilómetro C4-5, con suspense por la descalificación del favorito Jody Cundy.

El pistard, de la clase C5, a punto de cumplir 19 años y que consiguió la séptima presea para España en la cita, lo hizo además a lo grande, marcando un nuevo récord del mundo con 1:05.947, una marca que le colocó con serias expectativas de subir al podio, pero que le hacía esperar ya que restaban tres rivales más para salir, entre ellos Cundy, actual campeón del mundo y que corría ante su público.

Pero de todos ellos, sólo otro británico, Jon-Allan Butterworth, fue la gran amenaza, al quedarse a 38 centésimas de su tiempo. A renglón seguido, el chino Xinyang Liu metió menos miedo, posicionándose a casi dos segundos. Faltaba por oírse el último rugido del espectacular Velódromo.

El público se prestaba a llevar en volandas a Cundy, primero nadador paralímpico y ahora ciclista, donde atesora hasta siete títulos mundiales, el último en esta modalidad en Los Ángeles este año, donde Cabello había finalizado en la tercera posición.

Sin embargo, el cordobés había hecho bien su trabajo, metiendo presión con su gran registro y los nervios del británico hicieron el resto. Su ímpetu le hizo adelantarse un tanto en la salida, y la rueda trasera le derrapó, quedando frenado de inicio.

Inmediatamente, Cundy no aceleró y presentó una reclamación ante los jueces, mientras Cabello esperaba en el rodillo, saboreando al menos la plata. Tras una larga espera, el discurso del speaker confirmando el oro del español, con el abucheo, de decepción, del entusiasta público del recinto, acabó con la espera. El británico, por su parte, maldecía y se marchaba con un gran enfado, sin ningún premio.

El éxito del andaluz, el segundo del ciclismo en pista tras la plata de Clemente-Muñoz del jueves, dio brillo a una jornada llena de sombras en el Velódromo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes