17 de febrero de 2013
17.02.2013
40 Años
40 Años

Un gigante llamado Cerceda

El conjunto anfitrión de la Copa Príncipe pasó a la final tras vencer al líder de la categoría, el Vilafranca, gracias a un Neto imbatible

17.02.2013 | 01:00
Martín Payero intenta levantar la bola y picarla ante la salida de Xus Fernández. / juan varela

vilafranca 2
cerceda 3

Sueño hecho realidad. Entre gritos y presión, el Cerceda se hizo con el pasaporte para la final (contra el Mataró, 12.30 horas) de la Copa Príncipe en un duelo muy reñido.

La primera ocasión llegó en el minuto tres con una falta al borde del área. David Torres fue el encargado de dar el primer paso, pero la portería rival parecía misión imposible. Ambos equipos movieron la bola mientras el tiempo corría en el marcador. El Vilafranca aprovechó las contras y creó peligro en el feudo protegido por Neto. José Ramón fue el hombre de la primera parte. Sus acciones en la línea defensiva y sus centros al área empezaron a dar vida a un partido muy igualado. A esto se unieron las ansias de gol de Payero y Torres. Pero la bola seguía sin querer entrar.

Los catalanes aumentaron revoluciones. El arbitro pitó un dudoso penalti en el que el Vilafranca vio su oportunidad para adelantarse. El palo se interpuso en el camino hasta la red. Tan solo un minuto después, en el veintidós, José Ramón se lució con una acción individual que acabó en gol. El descanso ya estaba a la vuelta de la esquina. El cuadro catalán no se vino abajo aunque sus acercamientos al área no sirvieron para nada. Ahí estaba Neto, como siempre, para salvar a los suyos.

El Vilafranca salió de los vestuarios con una frescura particular. Su capitán, Caldú, lo intentó sin descanso y empató el partido. La polémica llegó en el minuto 31 con la expulsión del guardameta catalán, Xus Fernández. En su lugar entró Oriol Bargalló, que evitó la falta directa pero no pudo bloquear el segundo disparo de Payero. El Cerceda rozaba la final.

David Torres permitió seguir soñando con otro gol. Aunque la azul a Jorge González puso en alerta al anfitrión de la Copa con el tanto de Caldú. Nervios y tensión para unos últimos segundos de histeria. Pero el gigante ya era finalista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Buscador de deportes