El coruñés Pablo Cancela, jugador del Forte dei Marmi italiano, se proclamó campeón del Scudetto de hockey por tercera vez consecutiva al imponerse 6-3 al Lodi en el quinto partido de la final. Cancela marcó el último gol en el encuentro definitivo por el título.