08 de mayo de 2018
08.05.2018
Fútbol Primera División

Con VAR sería otro clásico

El sistema de videoarbitraje habría intervenido al menos en tres jugadas clave del polémico partido disputado el domingo entre el Barcelona y el Madrid

08.05.2018 | 02:03
Hernández Hernández expulsa el domingo a Sergi Roberto ante la mirada de Piqué.

El último clásico pudo ser otro con el VAR. El sistema de videoarbitraje, que será implantado la próxima temporada en la Liga de Primera División, hubiera entrado a valorar al menos tres jugadas clave del Barcelona-Madrid del domingo. Según fuentes del comité de árbitros, la posible roja a Bale, la falta de Luis Suárez a Varane previa al 2-1 y el hipotético penalti de Jordi Alba a Marcelo ya con 2-2 en el marcador habrían sido susceptibles de revisión. En cambio, según esas mismas fuentes, no entrarían en el debate la expulsión de Sergi Roberto ni el fuera de juego de Rakitic que invalidó lo que pudo ser el tercer gol del Barça.

Alejandro José Hernández Hernández (Arrecife, Lanzarote, 10-11-82) llevó sin mayores problemas su segundo clásico de la temporada (fue el árbitro del 0-3 de la primera vuelta en el Bernabéu) hasta el minuto 45 del primer tiempo. Había solucionado una trifulca entre Sergio Ramos y Luis Suárez con una tarjeta amarilla, igual que una entrada de Messi al central andaluz que pareció relacionada con el incidente. Pero en la siguiente jugada, ni él ni su ayudante vieron cómo Bale clavaba los tacos de su bota en el gemelo a Umtiti.

El árbitro ni siquiera mostró tarjeta amarilla, pero con el VAR, en una repetición cercana y a la espalda de los jugadores, Hernández Hernández hubiese sido advertido de que el galés merecía la tarjeta roja. Algo que no hubiese tenido sentido poco después, cuando Sergi Roberto golpeó sin balón a Marcelo. Al margen de que el canario estaba bien situado y pudo apreciar el lance con nitidez, ninguna imagen de televisión permitió calibrar la intensidad del golpe del lateral barcelonista.

En la segunda parte, el VAR hubiese tenido trabajo en al menos dos jugadas. Aunque pasaron unos segundos entre la falta de Luis Suárez a Varane y el remate a gol de Messi, los responsables del videoarbitraje estarían obligados a advertir a Hernández de la infracción. Según los criterios del sistema, todas las jugadas que acaben en gol son revisables. También acciones de área como el derribo de Jordi Alba a Marcelo, que el árbitro no consideró penalti. En cambio, las fuentes consultadas por este diario advirtieron de que lo que pudo ser el 3-1 para el Barcelona, en el minuto 54, no entra en ese catálogo porque las tomas de televisión disponibles no aclaran sin lugar a la duda si Rakitic estaba o no en posición adelantada antes de dar el pase de gol.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes