08 de julio de 2018
08.07.2018
Fútbol y y Rusia 2018

Croacia sobrevive a la anfitriona

Rusia resiste hasta los penaltis pero los balcánicos se meten en semifinales tras imponerse desde los once metros con un definitivo gol de Rakitic

08.07.2018 | 02:02
Rakitic se abraza con el portero Subasic, tras marcar el penalti definitivo.

Con otro esfuerzo titánico, en otro choque jugado en el filo y con Modric como faro en los momentos de estrecheces, Croacia logró un sufrido triunfo ante una Rusia bregadora y ya está en semifinales. Lo hizo en otro duelo agónico, como en los octavos, que no se resolvió hasta los penaltis. Allí, Croacia tuvo el pulso más firme. Le espera Inglaterra en la penúltima ronda.

De primeras, una sorpresa. Ni rastro de la Rusia timorata que se vio contra España. Aquella selección menor que celebraba cada despeje como un triunfo se había convertido en un rival pegajoso, que presiona la salida del rival. Cherchesov ordenó en esta ocasión salir de la guarida y los suyos se mostraron como válidos exploradores. Con los 1,96 metros de Dzyuba como punta de lanza, el peligro llegaba con los acompañantes. Tardó minuto y medio el equipo local en sacar las uñas: Dzyuba combinó con Cheryshev pero Vrsaljko evitó la temprana tragedia.

El partido se agitó ante esta declaración de intenciones. El gigantón ruso voleó sin encontrar puerta y Rebic presentó a los croatas en el partido con un chut sin ángulo y un posterior cabezazo. Todas las acciones descritas se condensaron en los seis primeros minutos.

La sensación desde entonces fue que Rusia había acertado con el planteamiento, con ese paso adelante mostrando más valentía que la que se intuía en la previa. Modric y Rakitic nunca estuvieron cómodos y sin ellos, a los balcánicos le falta sustento. Rusia corría y dañaba cuando Golovin entraba en juego.

El choque se desniveló a los 31 minutos. Otra vez con la extraña pareja en acción. Cheryshev encontró a Dzyuba en su habitual posición de boya y tiró una pared con él. Recibió y soltó un latigazo lejano con la zurda que se coló en la escuadra croata.

Croacia intentó responder con más dosis de control, la fórmula que mejor trabaja, y no tardó en encontrar su premio. Fue en la única acción en la que defensa local se mostró desordenada. Perisic prolongó en la izquierda hacia Mandzukic, que vio una autopista abierta. Condujo y condujo hasta que se quedó sin campo: ahí centró con la zurda hacia la cabeza de Kramaric, que remató a la red.

Espabiló Croacia tras el descanso. Modric empezó a entrar en juego y su selección lo agradeció. Rusia replegó y esperó dañar a la contra. El partido fue desinflándose, expuesto a chispazos. La más clara, un derechazo de Perisic que se estrelló en el poste. La réplica rusa en el segundo acto se limitó a un cabezazo de Erikhin en posición franca que se fue alto. El escaso bagaje ofensivo llevó el partido a la prórroga.

Y en el tiempo extra Modric siguió creciendo, agigantando su figura en cada conducción. En una de ellas, la pelota acabó en saque de esquina. Centró el madridista y Vida, fornido central, se impuso en la pelea para impactar con la cabeza. El resto de futbolistas hizo un pasillo hasta acompañar la pelota a la red. El 1-2 parecía matar el partido, pero a Rusia le quedaba otra vida. Parece que siempre es así. Fernandes se impuso en el salto a su par, a cinco minutos del final, para anotar de cabeza el empate y mandar el choque a los penaltis. Segunda vez para los dos contendientes.

Ahí mandó el nervio croata. Subasis, renqueante acertó ante Smolov y Fernandes la echó fuera. No importó el error de Kovacic porque Rakitic cerró la eliminatoria. Modric y su banda tienen el premio de las semifinales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal Esquí

Esquí alpino

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, consejos, , snowboard, viajes...

 
Enlaces recomendados: Premios Cine