19 de septiembre de 2018
19.09.2018
La Opinión de A Coruña

"Iba con respeto pero me dejé ver en dos escapadas y estoy contento"

Pablo Torres, ciclista coruñés de Burgos BH que acaba de completar La Vuelta a España, nos cuenta cómo ha vivido su primera participación en una prueba grande

19.09.2018 | 01:55
Pablo Torres durante una etapa de la recién finalizada Vuelta a España 2018.

Pablo Torres (A Coruña, 1987) fue uno de los protagonistas de La Vuelta a España. En su primera participación en una grande, se dejó ver en dos escapadas e incluso pudo soñar con más pero un inoportuno pinchazo a 20 kilómetros de meta le impidió luchar por la etapa en Estaca de Bares.

- Han pasado ya dos días, ¿le ha dado a tiempo a descansar todo lo que necesitaba?

-Aún me falta, sí (se ríe).

- Después de tres semanas sobre la bicicleta, ¿tiene mono o ganas de perderla de vista durante una temporada?

-Justo acabo de llegar de una hora en bici. Parar de golpe no es bueno. Es mejor salir un par de días y después ya me tomaré vacaciones.

- ¿Qué valoración hace de su primera Vuelta?

-Personalmente ha estado bien. Me he dejado ver, he ido dos días escapado. Al principio íbamos con un poco de respeto, nunca habíamos corrido 21 días seguidos, pero al final tanto yo como el equipo hemos visto que estábamos capacitados para poder correr y creo que salió una Vuelta bastante buena.

- ¿Fueron mejorando según se lo fueron creyendo?

-Al principio lo pasamos mal, pero todo el pelotón, porque en Andalucía hacía muchísimo calor. Según fuimos subiendo hacia Galicia, mejor. Ya lo dijo Alberto Contador, que la verdadera Vuelta empezaba a partir de la etapa nueve. Fueron días muy duros pero estamos contentos porque nos dejamos ver, subimos al podio varias veces y esperamos repetir el año que viene.

- ¿Con qué etapa se queda?

-La de Estaca de Bares. Era la de mi casa, fui protagonista en la fuga, había un montón de amigos y familiares que fueron a verme y fue la que mejor clasificación hice al quedar el 14. Pinché a falta de 20 kilómetros y eso me lastró a la hora de luchar por un puesto mejor.

- ¿Es una espina clavada?

-Creo que podía haber conseguido un top diez. Justo cuando volví a pillar al grupo fue cuando arrancaron los ocho que llegaron a meta y no me pude ir con ellos.

- ¿Y la etapa más difícil?

-Lo hablamos los compañeros el domingo y para cada uno fue una diferente. Para mí fue la de los Lagos de Covadonga. Otros dicen otras. El problema no es el terreno, si no que tengas un día malo.

- También que le toque el día malo en la subida a Covadonga...

-Me tocó, me tocó. Pensaba que no llegaba arriba.

- En general, ¿dieron el nivel?

-Pensé que sufriríamos más cuando de verdad apretaran los buenos. Pero lo llevamos bien, íbamos muy bien preparados los ocho. Perdimos un compañero por una carrera y si no llega a ser por eso, hubiésemos llegado los ocho sin problema a Madrid.

- Vamos, que está para otra.

-Yo ya he acabado la temporada. Pero sí que esto es un vicio. Coges el hábito y te gusta competir, sobre todo cuando estás bien.

- ¿A qué se puede aspirar después de La Vuelta?

-Todo el mundo dice que después de correr una grande das un pasito más en cuanto a forma y resultados. Veremos el año que viene.

- Ya ha demostrado que no tiene problemas para rendir.

-Estuve entrenando en altura, el equipo me dejó bastante libertad para llegar bien, creo que así fue y lo hice lo mejor que pude.

- ¿Fue una edición de La Vuelta de mucho nivel?

-Sí, con mucha disputa de la general, que estuvo apretada hasta el último día, hasta Andorra. Eso provocó que hubiera mucha tensión en carrera. Ha sido duro y a la vez bonito compartir kilómetros con esa gente y estar de tú a tú con ellos.

- ¿Le sorprendió algo de una gran carrera que no se vea desde fuera?

-Lo que más, y no sé si se aprecia desde fuera, es la cantidad de público que hay. Como ciclistas eso nos da un plus.

- ¿Es más complicado la carrera o la convivencia?

-Tenemos suerte de que los ocho que fuimos nos llevamos bastante bien. En los equipos grandes, con la tensión de disputar las etapas y la general, sí que hay algún roce.

- Faltaba el otro coruñés, Dani López, autor de la primera victoria profesional del Burgos.

-Tardó esa victoria y fue una alegría que fuera Dani. Tuvo la caída en Bélgica. Fui el primero en parar para ver cómo estaba y me asusté un poco. Pudo recuperarse bien y ganar en China. Seguro que el año que viene consigue muchas más.

- ¿Seguirá en el equipo o cambiará de aires?

-No lo he pensado. Estoy muy a gusto en el equipo. Este es el séptimo año. Igual un cambio no me venía mal. No sé. A ver cómo está el asunto y ya decidiremos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes