25 de octubre de 2018
25.10.2018
Fútbol Liga de Campeones

Batacazo con goleada del Atlético en Dortmund

El equipo rojiblanco no existió en la primera parte, mejoró en la segunda, pero fue cuando el Borussia sentenció el partido

25.10.2018 | 01:29
Sancho celebra el tercer gol del Dortmund, con Oblak tirado sobre el césped.

Una derrota sonora y rotunda, un 4-0 en Dortmund, golpeó en la Liga de Campeones al Atlético de Madrid, devorado por la eficacia de su adversario, doblegado en la peor derrota de la era Diego Simeone, víctima de un batacazo impensable y comprometido al límite su objetivo del primer puesto.

El marcador quizá fue exagerado, quizá no hubo tanta diferencia en el juego, sí abrumadora en la pegada arriba, pero un resultado tal no fue una casualidad, porque el Atlético cometió errores atrás, porque la sustitución de Saúl Ñíguez no pareció acertada y porque no fue a por el partido hasta el segundo tiempo, cuando ya perdía 1-0.

Es cierto que en el 1-0 en contra no tuvo suerte, un disparo raso de Witsel desde el borde del área cerca del descanso que no tenía otro destino que las manos de Jan Oblak hasta que impactó en el pie de Lucas Hernández, desviado definitiva e invariablemente hacia el lado contrario para hacerlo inalcanzable para el portero esloveno.

Pero igual de cierto es que el Atlético, más allá de una puesta en escena prometedora, sólo contó media ocasión en todo el primer tiempo, un derechazo raso de Griezmann al lateral de la red que ni siquiera exigió la estirada del portero, o que la mejor acción de todo ese tramo de Diego Costa fue en defensa para evitar un remate.

La posesión entonces, también después, salvo algún rato, supuso una carga pesada para el Atlético, que de principio le valió para contener cada transición veloz que intuía de su adversario, pero para poco en ataque; muchos amagos, algún centro y ninguna oportunidad, todas frustradas cuando el balón necesita más agilidad, más inventiva, cuando la precisión define si habrá o no ocasión.

Hasta ahí no sufrió el Atlético. Después, en el viaje hasta el descanso, sí sintió ya la rapidez de su rival, el paso atrás que le provocó por momentos, un disparo de Witsel desde lejos que atrapó desde el suelo Oblak, un remate fallido por dirección y altura con todo a favor de Pulisic, el citado gol y un cabezazo más de Zagadou.

Todo ello concentrado desde el minuto 20 al descanso, cuando el Atlético perdió el control del encuentro, pero, sobre todo, la posibilidad constante de jugar en campo contrario, quizá un detalle sustancial para todo lo que planeaba en Dortmund, recuperado de inmediato en cuanto se rearmó de convicción en el intermedio.

Mejoría

En seis minutos de la segunda parte, el Atlético dobló no sólo toda la sensación en ataque de la primera mitad, sino también sus oportunidades, las dos de Saúl, recolocado más hacia la derecha y más arriba con las variaciones tácticas del intermedio. No marcó por una cuestión de centímetros. Primero tiró fuera, después chocó con la cruceta de la portería germana.

Y el partido se escapó ya sin remedio, con el 2-0 de Guerreiro a pase de Achraf. El poste luego frustró a Correa, pero el duelo ya estaba perdido, más aún con el 3-0 al contragolpe que sirvió Achraf y marcó Sancho, en posición de fuera de juego, y finalmente con el 4-0 de Guerreiro que completó el golpetazo del Atlético en Dortmund.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Los 'guerreros' de la inclusión

LaLiga Genuine Santander 18/19 concluye en Valencia con gran éxito de participación entre los 30 equipos, sus familias y aficionados