05 de abril de 2019
05.04.2019
La Opinión de A Coruña
Baloncesto | LEB Oro

Cinco partidos para un digno adiós

El Leyma, ya sin opciones de clasificarse para el 'play off' de ascenso, todavía tiene que atar matemáticamente la permanencia en un tramo final que abre en Oviedo

04.04.2019 | 22:07
Los jugadores del Leyma se saludan durante el partido contra el Ourense.

Oviedo. Tau Castelló. Lleida. Huesca. Y Araberri. Son los cinco partidos que le quedan al Leyma para terminar la temporada. Ya no tiene mucho en juego porque el tren del play off de ascenso a la ACB definitivamente se le ha escapado. Y aunque todavía tiene que atar matemáticamente la permanencia en LEB Oro, esta no parece peligrar porque el margen es ancho. Así que, ya sin objetivos claros, los naranjas tienen que acabar el curso de los altibajos y contratiempos de la manera más digna posible. Para empezar, esta noche en Oviedo (Pumarín, 20.30 horas) ante el tercer clasificado, un partido que Gustavo Aranzana se toma como "una final" ante un equipo muy solvente, más en casa, y ante el que el técnico, de nuevo, se verá con una plantilla más corta por los problemas físicos tanto de Pablo Ferreiro como de Quinton Stephens.

"Independientemente de hombres importantes en Oviedo y de su calidad lo que debemos de priorizar es nuestro sentido colectivo del juego", analizó Aranzana en la previa. "Tenemos que afrontar el partido como una final, competir el máximo e intentar solventar la cantidad de dificultades que nos va a poner enfrente, intentar jugar al cien por cien de intensidad y efectividad. Defensivamente tendremos que igualar el nivel de Oviedo su trabajo en el rebote y el ritmo de juego", añadió el entrenador naranja.

El Leyma viene de ganar al Barça, un partido que enfrentaba a dos de los equipos que más tiran desde la línea de 6,75 metros. Precisamente, el conjunto coruñés tendrá enfrente al que mejor porcentaje de tiros de tres tiene, con casi un 40% (39,6%). Se lo debe en buena parte al finlandés Roope Ahonen, por encima del 50%. Acertó 73 de los 134 lanzamientos que intentó (54,4%), un auténtico cañonero. No se queda atrás su compañero Davis Geks, con un acierto más (74) pero con más intentos (176), un 42,8%. Pero Aranzana tiene un plan: "Sabemos lo que tenemos que hacer, no salirnos del guión y tratar de ofrecer el máximo. Sería una victoria de valor ganar en Pumarín, porque siempre da un plus para afrontar el siguiente partido ante el Tau Castelló", sentenció.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes