Borja Sánchez se marchó ayer de Motorland, Aragón, sin poder disputar la carrera que abría el Mundial de superbikes en la categoría de supersport 300. El coruñés no pudo terminar la clasificación, peligrosa por el elevado número de pilotos en el grupo B. El día anterior, en los entrenamientos, solo había podido firmar el decimonoveno mejor tiempo.

"Ha sido un fin de semana difícil en el cual no hemos conseguido descifrar el problema a tiempo y no hemos podido terminar la carrera clasificatoria", escribe en sus redes sociales, "era peligroso porque tenía que arriesgar demasiado para poder ir con el grupo en el que no me pertenece estar". "Siempre he estado luchando por el podio en casi todas las carreras y lo seguiremos haciendo, a pensar en Assen", concluyó.