28 de julio de 2019
28.07.2019
La Opinión de A Coruña
Ciclismo

Nibali se cuela en la fiesta de Bernal

El Tiburón ganó la etapa en Val Thorens, que sirvió para coronar como campeón del Tour al colombiano y que dejó a Alaphilippe, líder hasta el viernes, fuera del podio

27.07.2019 | 23:06
Egan Bernal, felicitado por su compañero del Ineos Geraint Thomas, segundo en la general.

La cumbre de Val Thorens, a 2.365 metros de altitud, se convirtió en un escenario para la historia del Tour. Mientras el italiano Vincenzo Nibali (Bahrain), el eterno Tiburón, entraba en solitario brazos en alto, un colombiano de 22 años, Egan Bernal, llegaba de la mano de su compañero Geraint Thomas como ganador virtual del Tour 2019.

Golpe de rabia de Nibali, de 34 años, unos de los 7 corredores con las tres grandes en su palmarés, anónimo en este Tour, pero con un cartucho guardado. No se podía quedar sin morder el siciliano y pegó la dentellada en el último asalto. Nibali ganó su sexta etapa en el Tour, en una jornada de solo 59 kilómetros que terminó en 1h.51.53. Nada pudieron hacer los perseguidores, ni Alejandro Valverde, que cruzó la meta a 9 segundos, ni Mikel Landa tercero.

Poco después quedó grabada una imagen para la historia del Tour y tal vez del ciclismo. Egan Bernal entraba de la mano Thomas, convirtiéndose en el primer colombiano ganador del Tour y primer latinoamericano, además del más joven desde la posguerra. Bernal subirá hoy en los Campos Elíseos a la cúspide del podio de París, acompañado finalmente por su compañero Geraint Thomas, quien le dio el relevo como ganador del Tour 2018. Y la tercera plaza será para el holandés Steven Kruijswijk.

Finalmente Francia no tendrá representante en el cajón, pues Alaphilippe se volvió a hundir en Val Thorens y bajó al quinto puesto de la general. En cuanto al ciclismo español, Mikel Landa, sexto, es el primero, a 4.23 del campeón, y Alejandro Valverde acabó noveno a 6.12.

Tras la tempestad que cortó de raíz la etapa del Iseran y la exhibición de Bernal camino de Tignes, llegaron nubarrones de dudas durante toda la mañana, hasta que finalmente en la margarita salió el sí y el pelotón echó a rodar hacia Val Thorens. Entre Albertville y la estación invernal más alta de Europa (2.365 metros) solo 59 kilómetros, la más corta del Tour del siglo XXI.

Hasta Moutiers camino llano, y desde esta localidad todo subida. A pie de puerto la escapada con Nibali tenía una ventaja de 2.30 minutos sobre el pelotón, donde el Jumbo Visma de Kruijswijk marcaba el paso. Eso asfixió a Alaphilippe. Eliminado el francés el podio ya estaba decidido y algunos se animaron a tratar de discutirle la etapa a Nibali.

El Tiburón atacó a 13 de meta. Y nadie le pudo aguantar. Supo sufrir, lo dio todo y se quitó un peso de encima. Por detrás, Bernal no veía peligrar el maillot amarillo, Thomas ya era segundo y Kruijswijk tercero. Todos contentos. El que más, Bernal, ese chico que empezó a montar en bicicleta con 5 años y que ganó su primera carrera con 9.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes