25 de septiembre de 2019
25.09.2019
Ángel López | Presidente de ENKI, defiende este fin de semana en A Coruña el bronce en el Campeonato de España

"Al principio me pusieron muchas trabas para competir en carreras"

"Si la gente no te ve, es como si no existieras. Viéndonos correr, viéndonos vivir la vida normal, es como se avanza en la inclusión" "Si entro en el podio, sería una victoria"

24.09.2019 | 23:13

Cuando tenía 19 años, Ángel López, que era militar de profesión, sufrió un accidente que le causó una tetraplejia. El deporte ya era un pilar importante en su vida, pero a partir de entonces se convirtió en el eje principal. "Al principio no movía nada de cuello para abajo, iba atado a una silla. Si ahora dejara de nadar, de correr y de ir en bici, no me beneficiaría en la autonomía de mi día a día", explica. Dieciséis años después, compagina la práctica competitiva del paratriatlón, en el que este fin de semana defenderá en A Coruña la medalla de bronce lograda el año pasado en el Campeonato de España, con la presidencia de ENKI, con la que sensibiliza y fomenta la integración en el mundo deportivo y cuya carrera batirá récords el próximo 19 de octubre con diez mil participantes.

¿Cuál es el objetivo en el Campeonato de España?

El año pasado quedé tercero, pero sí que es verdad que no había tanto nivel porque no era ciclo olímpico. Si entro dentro del podio, bienvenido sea. Cualquier puesto del podio sería una victoria.

¿Hay alguna posibilidad de ir a Tokio 2020?

En el paratriatlón es muy complicado, porque solo va uno por categoría. Y yo tengo una lesión medular muy alta, una tetraplejia, y compito contra lesionados medulares de gravedad más baja. Ese handicap ya es muy grande. Ser olímpico es lo mejor de lo mejor y yo no lo soy. Me muevo solo dentro de los mejores de España.

¿Cómo se ha preparado?

Empecé la temporada muy fuerte, sobre todo con la bicicleta porque las carreras de ciclismo son al principio. Y justamente este año se me está dando un poquito peor la bicicleta. La natación y la carrera, mejor. Los entrenamientos son cinco o seis días a la semana, con uno de descanso.

¿Le gusta el recorrido?

Sí, porque yo nado en el Parrote cuando tengo que entrenar en el mar con el neopreno. Y es un circuito totalmente llano. Al tener las manos mal, las cuestas siempre me cuestan un poquito más. El circuito es precioso, muy llano. Es un buen sitio para un triatlón.

¿Le beneficia competir en casa, tendrá detrás un buen club de fans?

Creo que sí, al estar en casa sí. Siempre es favorable. Pero sí que es verdad que al ser un circuito tan llano, con carreteras tan anchas, al final no va a haber mucha diferencia. Además, como el Campeonato de España también fue aquí el año pasado, la gente ya lo conoce. No es que se vaya a notar mucho, pero correr en casa siempre ayuda.

¿Es un buen calentamiento para la carrera de ENKI, que también será en el Parrote?

Es la primera vez que lo vamos a hacer allí y encima con 10.000 personas. Estamos un poco nerviosos porque pasar de 7.500 a 10.000 y que se hayan vendido todas las entradas en ocho días, pone a uno un poco nervioso. Pero lo organizaremos lo mejor posible.

¿Están asombrados de cómo ha crecido la iniciativa?

Me acuerdo al principio, cuando empezamos, hablábamos de la carrera de la inclusión, de ENKI, y poca gente la conocía. Pero ahora si voy por la calle con una camiseta de ENKI, todo el mundo me dice que ha ido a la carrera o que va a ir. Son 10.000 personas más toda la masa que mueve porque es una carrera, familiar, dirigida a todas las edades, y hay muchísima gente alrededor.

¿Va más dirigida a los niños o a los adultos?

A los niños. Son una esponja. Y acaban viendo la discapacidad con normalidad. En el momento en el que estás con ellos media hora ya te tratan como Ángel y no como una persona con discapacidad. La carrera de ENKI siempre va enfocada a ellos. Y además lo recaudado va para la inclusión en el deporte no competitivo para ellos, para que puedan probar una silla de correr o una bicicleta, que son muy caras.

¿Se ha mejorado mucho en la sensibilización?

Ya va a hacer 16 años que estoy en silla de ruedas y veo que el cambio es brutal. Y sobre todo de hace unos años para aquí, que nos han empezado a incluir en las carreras populares, como Coruña 10. La gente te ve. Y es como se normalizan las cosas. Si no las ves, es como si no existieran. Viéndonos correr, viéndonos vivir la vida normal, es como se avanza en la inclusión.

¿Todavía quedan barreras?

Sí. Me he encontrado gente de toda condición, gente que pone barreras y las que no. Por lo general no hay problemas. Muchas veces es por el desconocimiento. Cuando es así, y después se informan y te ayudan, no hay problema. Pero cuando después del conocimiento pasan y no hacen las cosas que tienen que hacer bien, es cuando me fastidia.

¿Por qué es tan importante la integración en el deporte?

El deporte siempre había sido importante en mi vida, pero después del accidente, por mi lesión, lo es más importante porque me ayuda a mejorar. Si ahora dejo de nadar, de correr, no me beneficiaría para en el día a día desenvolverme mejor. Desde ENKI cuando nos avisan de que hay un nuevo lesionado medular, intentamos ir a hablar con él. A mí me pasó. Cuando te dicen que tienes una lesión medular, al principio se te cae el mundo encima. No te planteas ni el deporte ni nada. Entiendo que hay gente que le cueste, pero que por lo menos haga una buena gimnasia para manejarse mejor.

¿Echó en falta que hubiese un ENKI que le ayudase cuando tuvo el accidente?

Totalmente. Yo soy de un pueblo muy pequeño, éramos las vacas y yo. Pero es que soy muy cabezón y me busqué la vida. Pero no toda la gente con discapacidad puede hacer así. Si te están poniendo pegas para todo, llega un momento que dices ya está. A mí me pusieron muchas para competir en triatlón y en carreras populares, pero fui insistiendo y al final lo conseguí. Sí que hubo un momento que pensé en dejarlo y gastar el tiempo y el dinero en otras cosas. Pero se ha mejorado mucho.

¿Cuándo quiso dejarlo?

Fue cuando me cambié de la natación al triatlón. Lo hice porque me parecía un deporte muy familiar. Hace un mes en el Campeonato Gallego estuve hablando con Gómez Noya. A ver cuántos futbolistas pueden estar hablando con Cristiano Ronaldo o Messi. Pero cuando llegué al triatlón las federaciones no estaban preparadas para mí. Cuando las carreras estaban organizadas por clubs, no me ponían ningún problema. Eran los de la federación, cuando por ley tienen que hacerlo. Les costó mucho.

Y ahora compiten a la par y corren la misma distancia

Este Campeonato de España es sprint, la mitad, pero también he hecho olímpicos. Medio ironman y ironman todavía no. Para eso hay que entrenar mucho.

Tiene ahí un reto

Ese y el Camino de Santiago.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Buscador de deportes