07 de octubre de 2019
07.10.2019
Atletismo | Coruña 10

Prestigio sobre el asfalto coruñés

El keniano Shamack Kiprop ganó con un tiempo que en los primeros parciales iba por debajo del récord La vencedora Joselyn Brea batió la plusmarca venezolana

06.10.2019 | 21:27

El keniano Shamack Kiprop y la venezolana Joselyn Brea se proclamaron ayer campeones de la decimotercera edición de Coruña 10, una de las carreras populares con más tirón de la ciudad y que se disputó por el paseo marítimo „desde la avenida de la Habana hasta el Milenium y la Torre de Hércules, con meta en el Palacio de los Deportes de Riazor„ con la participación de prácticamente 3.500 atletas.

Kiprop rozó el récord de la prueba. En los tres primeros kilómetros el joven keniano de 19 años iba por debajo de los parciales. Las pequeñas cuestas del circuito, sin embargo, le ralentizaron hacia su objetivo, aunque terminó con un buen tiempo de 29 minutos y 53 segundos por delante de Lolo Penas (30:13) y Sergio Sánchez (30:15), dos viejos rockeros de los 10.000 metros que se jugaron las posiciones en el podio al esprint. Quien sí que batió la plusmarca, no de la prueba sino de su país, fue Joselyn Brea. La venezolana, afincada en Galicia, rebajó su propio tiempo para dejarlo en 33:23. Le apretó hasta el final Mónica Gutiérrez (22:26). Completó el podio Ester Navarrete (34:24).

La jornada arrancó en medio de la niebla y terminó al mediodía con un sol radiante. Se realizaron dos salidas, la primera para Ángel López, el único corredor en silla de ruedas de la prueba „estaba previsto que fueran dos„. El presidente de ENKI, que en dos semanas tendrá su tradicional carrera de obstáculos, se subió al podio la semana pasada en el Campeonato de España de triatlón y lo celebró con diez kilómetros sobre el asfalto coruñés.

Después de él, el resto. Los últimos pasaban a la altura del Palacio, de camino hacia la Torre de Hércules, cuando el primero ya estaba atisbando prácticamente la línea de meta. El público animó en todo momento a los corredores. De los más ruidosos, un grupo de siete polacos, con banderas y bufandas del país, esperando al paso de Pawel, al que aplaudieron al pasar. Muchos cruzaron de la mano. Otra la compañía la llevaba en la barriga. Incluso uno participó con la camiseta del Liceo. Preparado para animar a su equipo que jugaba contra el Palafrugell nada más terminar la carrera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Buscador de deportes